Es noticia:

El eje Hollywood Vietnam, medio siglo de la batalla que marcó el principio del fin de EE.UU. en la guerra

Repasamos las películas inspiradas en la Guerra de Vietnam, un conflicto bélico que se empezó a perder aún antes de la Ofensiva del Tet, del que ahora se conmemora su medio siglo

Christopher Walken en la película «El cazador», de Michael Cimino
Christopher Walken en la película «El cazador», de Michael Cimino
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace unas semanas se estrenó «Los archivos del Pentágono», una película de Spielberg que, además de tomarle el pulso al periodismo, viene a sugerir que la Guerra de Vietnam se empezó a perder aún antes de la Ofensiva del Tet, hecho bélico que se considera como el cambio del curso de aquella guerra y del que ahora se conmemora su medio siglo. También puede conmemorarse medio siglo desde que se estrenó la, digamos, primera película sobre la Guerra de Vietnam, que es tan atípica que se le podría atribuir el calificativo de irrepetible. Se titula «Boinas verdes», la dirigió y protagonizó John Wayne, y es la única que practicó lo habitual en estos casos, es decir, la propaganda de las tropas estadounidenses en el campo de batalla vietnamita, que se verían muy reflejadas en el cine a partir de los años setenta, pero nunca más desde esa perspectiva de la mirada favorable, algo que había sido casi un deber durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

Los años setenta trajeron ese cambio de punto de vista y, por supuesto, de punto de cámara, y a esa década, al final, pertenecen tres de los títulos clave de la filmografía sobre la Guerra de Vietnam: la que probablemente es la mejor de todas las que se han hecho, «Apocalypse Now» (1979), de Francis Ford Coppola; «El cazador» (1978), de Michael Cimino, y «El regreso» (1978), de Hal Ashby. La bajada a los infiernos de la guerra, lo que te dejas allí y lo que te traes de ella (secuelas) es la esencia argumental de esta trilogía que miraba a Vietnam desde lugares tan opuestos. La búsqueda del capitán Willard del coronel Kurtz, la amistad de tres tipos de Pennsylvania que serán capturados por el Vietcong, el melodrama de un soldado inválido junto a la esposa de un militar que regresa del frente…

El cineasta y excombatiente Oliver Stone también sintió la necesidad de explicarse Vietnam en una triología, «Platoon» (1986), un bélico puro que expone todos los conflictos políticos y sociales de un país con respecto a su intervención en Vietnam mediante el confrontamiento de dos de sus personajes, el de Willem Dafoe y el de Tom Berenger; «Nacido el 4 de julio» (1989), otro regreso con soldado en silla de ruedas, pero, a diferencia del de Ashby, «desmelodramatizado» e «hiperpolitizado», y la tercera, en 1993, «El cielo y la tierra», con un completo cambio de terminal narrativa: la de una joven vietnamita, su relación con un sargento americano, su matrimonio y su viaje con él a Estados Unidos…, es decir, también otro tipo de «regreso».

El mismo año, 1987, tanto Stanley Kubrick como, de nuevo, Coppola, dirigen su mirada a la Guerra de Vietnam, y curiosamente a ese aspecto agrio y desagradable de los preámbulos, el entrenamiento de los soldados, el endurecimiento de la carne que se acabará enviando al frente: Kubrick hace «La chaqueta metálica», película en dos bloques, el prebélico y el bélico, y ambos profundamente desoladores; y Coppola hace «Los jardines de piedra», nombre con el que se conoce el Cementerio Nacional de Arlington, donde coinciden el honor de los cuerpos que regresan y el de los oficiales y reclutas encargados de tributárselo.

Y también en 1987 Barry Levinson cuenta una versión radiofónica de la guerra en «Good Morning Vietnam», con un casi insoportable Robin Williams haciendo «las mañanas de Saigón» y una crítica a mil voces del militarismo. Y aunque Vietnam ha dado para mucho más celuloide, se podría terminar el recorrido con «Forrest Gump», hecha por Robert Zemeckis en 1994, en la que su ingenuo protagonista relata medio siglo de historia de su país, y remarcadamente su peripecia en Vietnam, de donde vuelve héroe; aunque el personaje de la película que en realidad pertenece a este catálogo lo interpreta Gary Sinise (y no Tom Hanks), un teniente al que salva Forrest Gump de la muerte, pero pierde sus piernas y ha de encontrarle sentido a la vida después de la batalla.

El paisaje cinematográfico de aquella guerra podría condensarse en todos estos títulos, aunque podrían encontrarse otros, como los hechos con el personaje de Rambo, pero son más difíciles de explicar, pues distorsionan y hacen más compleja la imagen que aquella guerra (y de todas las guerras) se pretende desde la olla en la que se cuece el cine.