OPINIÓN

Torra en las nubes

Torra pide a los suyos unidad, cada vez más resquebrajada. Y es la falta de este ingrediente la que, si el Estado se mantiene firme y ecuánime, arruinará pronto la tentativa independentista

Actualizado:

Quienes por imperativo democrático mantenemos la tesis de que el conflicto catalán debe resolverse por la única vía razonable, la de la negociación y el diálogo bilaterales, tenemos cada vez más dificultades para sostener la posición, dada la agresividad impenitente del presidente de la Generalitat, que, fanáticamente soberanista y acicateado por Puigdemont, no desperdicia oportunidad para inflamar el disenso, soliviantar a sus seguidores, negar la realidad y efectuar propuestas inviables, con el ánimo evidente de generar frustración.

El mensaje de fin de año pronunciado por Torra el día 30, dirigido a sus «queridos compatriotas», comenzó recordando a aquellos «que padecen la injusticia, que están encarcelados por defender mandatos democráticos de su pueblo o que se han tenido que exiliar, lejos

Antonio PapellAntonio Papell