Temas

Ginebra

Ginebra imágenes y vídeos

De la pornografía al porno

De la pornografía al porno

«Con el porno hemos entrado en el mundo, tan simple, de lo genital: todo excreciones y gratificaciones. Es un mundo del cual fue borrado aquel excedente sagrado de lo erótico que debía proyectar el absoluto bajo máscaras mundanas. En Sade, en Réage, en Robbe-Grillet, en Bataille…, se jugaba un combate con el infinito. Que acababa en derrota, pero que era grandioso»

Los infartos de noche son más leves que los de día

Los infartos de noche son más leves que los de día

Según un estudio de la Universidad de Ginebra, los ritmos circadianos afectan en la intensidad de la enfermedad según los momentos del día. El estudio ha estudiado cómo trabaja el sistema inmónologico en diferentes enfermedades, dependiendo momento del día

Él

Él

La política española hoy cabe en poco más que un meme. No va más allá de una frase, de un eslógan, un flash

Fake-life

Fake-life

«No son fake-news lo que políticos y actores mueven ante los ojos fascinados de sus clientelas. Es fake-life, en sentido propio: no el mapa de enunciados o relatos que dan razón de ella, sino la vida misma que vivimos, es un chillón plató televisivo. Comedia. Se podría decir mala comedia, pero eso sería sectario: no es tan mala, puesto que alcanza todos sus objetivos. Cuando la vida no es ya más que imitación de la vida»

Para dormir bien, ¡déjate mecer!

Para dormir bien, ¡déjate mecer!

Mecerse suavemente no solo es una buena manera para conciliar el sueño, sino que, además, según dos estudios que se publica en «Current Biology», también aumenta la consolidación de la memoria durante el sueño y, mejora el descanso.

¡Una bomba en el Prado!

¡Una bomba en el Prado!

Uno de los proyectiles que impactaron en los alrededores de la pinacoteca el 16 de noviembre de 1936 es una de las piezas que se exhiben en la muestra conmemorativa del bicentenario del museo

La suite más cara y lujosa del mundo

La suite más cara y lujosa del mundo

La 'Royal Penthouse suite' del hotel President Wilson en Ginebra (Suiza), cuenta con 1.680 metros cuadrados, 12 baños y 12 habitaciones y hasta un telescopio para observar las estrellas. Una noche en este alojamiento de ensueño cuesta 67.000 euros, lo que la convierte en la suite más cara del mundo.