Joaquín Castro durante un debate en Washington en junio de 2018
Joaquín Castro durante un debate en Washington en junio de 2018 - Inter-American Dialogue

«Nos vamos a mantener firmes y no vamos a construir el muro»

Este lunes cambia la presidencia del Consejo España-EE.UU. y la asume el diputado Joaquín Castro, una estrella emergente de la política fundamental

WashingtonActualizado:

Tras tres semanas de legislatura, los demócratas en el Capitolio lograron el viernes una rotunda victoria sobre Donald Trump: le obligaron a reabrir la administración tras 35 días de cierre y rehusaron concederle un sólo céntimo para el muro con México. Ese muro, que tendría 3.000 kilómetros de longitud, se ha convertido en la fijación del presidente Donald Trump, quien ha prometido seguir batallando por su construcción. Una buena parte de él discurriría por el Estado de Texas, uno de cuyos distritos representa en la Cámara de Representantes el demócrata Joaquín Castro (San Antonio, 1974). Castro es un referente para los más de 50 millones de hispanos de Estados Unidos: uno de los 45 legisladores latinos en el Capitolio, presidente del influyente Caucus Hispano del Congreso y, desde hoy, presidente del Consejo España-EE.UU.

¿Es tan grave la situación en la frontera como dice el presidente Trump?

El presidente ha creado una histeria en la frontera entre EE.UU. y México, una histeria que no existía antes. Es cierto que existe una crisis humanitaria en la frontera, pero no es ninguna invasión, como él nos cuenta. Son gente desesperada que huye de situaciones muy peligrosas en países en los que su vida puede estar en peligro.

Las imágenes de los niños inmigrantes bajo custodia del Gobierno, algunos de ellos en celdas, dieron la vuelta al mundo. ¿Siguen llegando tantos niños?

Aún hay mucha gente que llega pidiendo asilo desde Centroamérica, son sobre todo familias, hombres y mujeres con niños pequeños. No vienen a hacer daño a los norteamericanos, vienen porque huyen del triángulo norte de Centroamérica [Guatemala, Honduras y El Salvador] donde los índices de violencia se han disparado en los años recientes

El viernes, Trump cedió y aceptó las condiciones de Castro y su partido: que reabriera el Gobierno y aceptara negociar la construcción del muro, para el que pide 5.000 millones de euros, de forma separada. Como una de las personas de confianza de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, Castro fue fundamental en esas negociaciones.

¿Aceptará el Partido Demócrata la construcción del muro?

La mayoría de nosotros simplemente no está por la labor de construir un muro en los 3.000 kilómetros de la frontera entre EE.UU. y México, y la mayoría de los ciudadanos norteamericanos no lo apoya tampoco. Y nos vamos a mantener firmes.

¿Qué efectos ha tenido el cierre, en los 35 días en que ha durado, sobre los norteamericanos?

Ha sido devastador. Este cierre ha afectado a 800.000 funcionarios que se han quedado sin sueldo, muchos en la ciudad de la que yo vengo, San Antonio, en Texas. Afortunadamente ha habido muchas iniciativas como la del cocinero español José Andrés que han movilizado a voluntarios y han ofrecido ayuda a las personas afectadas.

Castro asume hoy la presidencia del Consejo España-EE.UU., un foro en el que altos cargos de la administración, empresarios e intelectuales trabajan para estrechar vínculos entre ambos países. Hasta ahora esa presidencia la ocupada el senador Tim Kaine.

¿Cuáles serán sus prioridades en el Consejo?

Queremos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para fortalecer las relaciones entre EE.UU. y España. También queremos reforzar las relaciones comerciales entre las empresas y acercar a ambas sociedades.

¿Planea viajar a España pronto?

Sí, espero ir este año, aunque rotamos la conferencia anual y la del año pasado fue en Jerez de la Frontera. La de este año será en mi ciudad San Antonio, en Texas.

Castro tiene un hermano gemelo, de nombre Julián, que fue alcalde de San Antonio, ministro de Vivienda con Barack Obama y hace unas semanas anunció que se presenta a las primarias demócratas para disputarle la presidencia a Trump en 2020.

¿Ha llegado la hora de un presidente hispano?

[Risas] Eso lo deberían decidir los votantes, dependerá de la ciudadanía.