La Gendarmería argentina sostiene que los agresores asesinaron a Nisman tras drogarlo con ketamina

Las nuevas pericias incorporan al expediente la presencia en sangre de una sustancia que, en dosis adecuada, podría anular la voluntad de la persona

Corresponsal en Buenos AiresActualizado:

Como en un capítulo de CSI, la reconstrucción de la Gendarmería sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman quedó grabada en un vídeo que Argentina no se cansa de ver. El programa de televisión PPT lo difundió la noche del domingo y, de acuerdo a la interpretación de Gendarmería, el hombre encargado de aclarar el atentado a la AMIA (institución israelí) y acusador de Cristina Fernández de Kirchner de ser cómplice de su encubrimiento fue asesinado.

La recreación de la escena, simulada con figuras de animación, introduce a un sujeto en el cuarto de baño donde apareció muerto con una bala en la cabeza Nisman. Ese individuo habría sostenido la pistola y disparado a escasos centímetros de la sien del fiscal. La posición del cuerpo y los restos de la salpicadura de sangre se explicarían, de acuerdo a esta tésis (similar a la de la querella de la familia de Nisman) por la intervención del asesino y descartaría la hipótesis del suicidio, sostenida por la fiscal instructora del caso, Viviana Fein.

En el vídeo, el asesino, después de cometer el crimen, se lava las manos, con las que también limpia el grifo. Una prueba de luminol (compuesto que saca a la luz las manchas de sangre) de Gendarmería ratificaría esta secuencia sin descartar que hubiera otro cómplice en la vivienda.

Las nuevas pericias incorporan al expediente la presencia en sangre de ketamina, una sustancia que, en dosis adecuada, podría anular la voluntad de la persona (también se utiliza para satisfacción personal). En el registro del piso de Nisman no se encontró rastro de ningún frasco o recipiente que la contuviera. No obstante, también en estos reconocimientos últimos se apreciaron golpes en el cuerpo del fiscal (tobillo y riñón) y una fractura en el tabique nasal.

El informe de Gendarmería, sin concluir, deberá determinar si, como figura en el vídeo, es incuestionable su asesinato o deja la puerta abierta a otras hipótesis.

Alberto Nisman murió el 18 de enero del 2015 en su apartemento de Buenos Aires. El único imputado, por prestarle el arma homicida, es Diego Lagomarsino, su asistente informático que, voluntariamente, se presentó a la Policía para declarar que Nisman le había pedido una pistola y él se la había entregado.