Estudiantes supervivientes de la matanza de Parkland asisten a la Cámara de Florida
Estudiantes supervivientes de la matanza de Parkland asisten a la Cámara de Florida - REUTERS

La Cámara de Florida declara el porno un riesgo para la salud pública pero no los fusiles de asalto

Víctimas y familiares del tiroteo del instituto Stoneman Douglas de Parkland (Florida) rechazan la sugerencia de Donald Trump para admitir que los profesores vayan armados

Actualizado:

La matanza en una escuela de secundaria de Florida ha mostrado las contradicciones y particularidades de una sociedad, la norteamericana, que resultan incomprensibles a ojos de un europeo. Dos titulares del mismo día han dado que hablar en los medios más progresistas de EE.UU., pero no en los cercanos a la derecha conservadora: «La Cámara de Florida declara la pornografía como un riesgo para la salud» y «La Cámara de Florida rechaza considerar la prohibición de armas de asalto».

Los miembros de Cámara legislativa de Florida se negaron a aceptar un proyecto de ley para prohibir las armas de asalto, mientras los estudiantes que sobrevivieron a la matanza de Nikolas Cruz en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas observaban atónitos e indignados la escena desde la barrera. Los jóvenes han organizado protestas en todo el país el 24 de marzo y tomaron autobuses a Tallahassee para instar a los funcionarios estatales a tomarse los tiroteos escolares, incluido el fácil acceso a armas de asalto.

Si bien el acceso a los fusiles de asalto no suponen una amenaza para la seguridad pública, para la cámara de Florida la pornografía sí, ya que existe una conexión entre su consumo y las enfermedades mentales y físicas, dando lugar a la depravación conyugal y a un empeoramiento de las relaciones íntimas formando, según apunta un representante republicano de este congreso estatal.

Rechazo a la propuesta de Trump

Tanto víctimas y familiares del tiroteo del instituto Stoneman Douglas de Parkland (Florida) como defensores de la liberalización de la adquisición de las armas de fuego, como el senador republicano Marco Rubio o incluso la representante de la Asociación Nacional del Rifle, Dana Loesch, han rechazado la sugerencia efectuada horas antes por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para admitir que los profesores vayan armados en las clases ante nuevos ataques como el del 14 de febrero.

«No me siento muy a gusto con la idea de que mis hijos van a estar más seguros con profesores armados», ha declarado Rubio, senador por Florida durante el acalorado el debate organizado por CNN en la localidad de Sunrise, en el sur del Florida.

Tanto Rubio como Loesch han sido duramente criticados por dos de los principales portavoces del movimiento contra las armas de fuego aparecido entre las filas de los supervivientes del ataque perpetrado por Nikolas Cruz el 14 de febrero, Cameron Kasky y Emma Gonzalez, y padres de las víctimas, como Fred Guttenberg, cuyo hijo Jaime murió en el tiroteo.