Barack Obama saluda a Wiley durante la presentación de su retrato oficial
Barack Obama saluda a Wiley durante la presentación de su retrato oficial - REUTERS
GENTE

El retratista de Obama, una máquina de hacer dinero

Kehinde Wiley era famoso antes de que el expresidente de EE.UU. le eligiera para ejecutar su retrato oficial. Y no ha escapado a la controversia

Actualizado:

La llamada para firmar el retrato oficial del primer presidente negro de EE.UU., el que colgará en la galería presidencial de la National Portrait Gallery de Washingtonjunto a todos sus antecesores, es una puerta abierta al estrellato. Kehinde Wiley, el elegido por Barack Obamapara inmortalizarlo en un lienzo, no lo necesitaba.

Wiley, un artista tan político como hábil en la mercadotecnia, es una de las grandes figuras del arte contemporáneo. Obama solicitó sus servicios para su especialidad: el retrato. Es lo que le hizo saltar a la fama a principios de siglo, con cuadros de gente de la calle, jóvenes negros como él, a los que pintaba con la grandeza de los retratos de las casas reales europeas. Chicos de la calle, del barrio neoyorquino de Harlem en el que vivía, convertidos en reyes. La creación de una aristocracia negra que cautivó al mercado del arte.

Ramalazo identitario

En su retrato de Obama, el camino era el contrario: el hombre más poderoso del mundo durante ocho años, el último tótem político de EE.UU., aparece sentado -un intento de los presidentes por rebajar la majestad presidencial que se remonta a Thomas Jefferson-, sin corbata -también se la quitaron Ronald Reagan y George W. Bush- y con un fondo de hojas y flores. El cuadro se presentó la semana pasada y, ante la polarización política del «trumpismo», era inevitable que la elección de Wiley se entendiera como el último ramalazo identitario de Obama o como un paso más en la normalización racial de EE.UU.

Kehinde Wiley y Amy Sherald, la retratista de Michelle Obama
Kehinde Wiley y Amy Sherald, la retratista de Michelle Obama - REUTERS

Wiley se crió en el sur de Los Ángeles, en un barrio tan pobre como su familia. Seis hermanos y una madre abandonados por el padre era una familia normal allí. Lo que era poco habitual es que la madre se preocupara porque sus hijos se educaran. Kehinde y su hermano gemelo fueron a clases extraescolares de arte desde los 11 años. Wiley siempre supo que quería ser artista.

Se formó en el San Francisco Art Institut y en Yale. Dio también clases de cocina, convencido de que no se ganaría la vida con el pincel. Ahí se equivocó. «Ahora simplemente hago unas cenas fabulosas», dijo hace unos años a la revista «New York». Poco después de desembarcar en Nueva York, donde se ha establecido, no tardó en captar la atención de museos y galerías. En 2002, con apenas 25 años, dos exposiciones importantes del Studio Museum de Harlem incluyeron sus cuadros. Los retratos enormes de chavales comunes, con la grandiosidad de Rubens, Velázquez o Tiziano, con su ropa de hip hop con un fondo de tapices o de telas ostentosas era un comentario agresivo sobre los problemas de estatus y de poder de la minoría negra en EE.UU.

«Judith y Holofernes» (2012)
«Judith y Holofernes» (2012)

El galerista Jeffrey Deitch se fijó en él y comenzó su éxito comercial. Amplió sus horizontes. Retrató a gente famosa, como Michael Jackson. Se convirtió casi de la noche a la mañana en el chico de moda del arte contemporáneo. El precio de sus obras sobrepasó pronto los cien mil dólares. Las celebrities -Elton John, Venus Williams, Neil Patrick Harris- compraban sus obras.

Retrato de Michael Jackson
Retrato de Michael Jackson

Le llovían contratos y propuestas: desde una serie de retratos de cantantes de hip hop para la cadena VH1 hasta una colaboración con Puma para el diseño de botas de fútbol en el Mundial de Sudáfrica. Wiley ha sido el artista negro más conocido desde Basquiat, y el más rico de su generación. Su éxito quizá tiene que ver con su transversalidad: es gay pero se recrea en imágenes muy masculinas; es un chico de barrio que ha estudiado en Yale; es un referente a la vez del hip hop y de las galerías pijas de Chelsea.

«Napoleón liderando su ejército en los Alpes» (2005)
«Napoleón liderando su ejército en los Alpes» (2005)

Entre sus logros también está el de la provocación. La más recordada fue en 2012, cuando, en una serie de retratos de mujeres negras, dos portaban en la mano un cuchillo y en la otra la cabeza cortada de una mujer blanca. Esta semana muchos recordaban aquellas obras para criticar la elección de Obama e insistir en que su presidencia dividió a EE.UU. Otros prefieren golpear a Wiley desde un punto de vista artístico: se ha criticado que sus retratos son mecánicos, ausentes de vida interior, y su obsesión por desarrollar un estudio del que salen cuadros como churros, una máquina de hace dinero. El retrato de Obama solo revalorizará su obra.