Franco Macri junto a su hijo, Mauricio Macri, en 1991
Franco Macri junto a su hijo, Mauricio Macri, en 1991 - REUTERS

La hija extramatrimonial de Franco Macri exige sus derechos

El padre del presidente argentino escribió en su testamento lo que era para cada hijo, sin tener en cuenta a Alejandra

BarcelonaActualizado:

Llegó el día tan esperado por la familia del presidente Mauricio Macri. Tras el duelo y la angustia por el fallecimiento del padre del mandatario argentino el pasado 2 de marzo, esta semana se leyó oficialmente testamento. Días atrás, se realizó el primer llamado a las partes y, de esta manera, comienzan los trámites de división de los bienes de Francesco Raúl «Franco» Macri, empresario italiano que murió a sus 88 años tras un largo deterioro físico que lo tuvo en cama durante meses.

Pero a la burocracia propia de la herencia, se suma un factor extra que genera alarma y preocupación en el entorno del clan presidencial: la existencia de una hija extramatrimonial del italiano, de quien se espera inminentemente que reclame la parte de la sucesión que le corresponde.

Ni lento ni perezoso, previendo esta situación, Franco dejó su testamento por escrito hace tres años, cuando comenzó a manifestar los primeros síntomas de una enfermedad que le costaría la vida. Rubricó una clara división de su patrimonio en partes iguales: 20% para Mauricio, 20% para su hermano Gianfranco -empresario acusado de corrupción- y 40% para sus otros vástagos, Mariano y Florencia. El porcentaje restante sería para sus nietos. Por supuesto, este reparto no contemplaba a Alejandra, de 55 años.

Tras una larga y extenuante odisea, la hija extramatrimonial del empresario consiguió que éste le diera su apellido en el año 2003, a sus 41 años. Hasta ese momento, Alejandra llevó el apellido de su madre María Esther De Menech, quien tuvo un romance con Franco cuando trabajaba para él como empleada administrativa en su constructora Vimac SA.

El fallo de la Justicia ocurrió tras una prueba de AND que corroboró el lazo parental, según cuenta el matutino «La Nación». En ese momento, los tribunales accedieron a su reclamo de un pago de manera simbólica. Por ese motivo, ahora le correspondería su parte de la legítima.

La primera vez que Alejandra intentó acercarse a Franco fue de manera amable. Ella le contactó por teléfono, pudo mantener una conversación con él y quedaron en encontrarse cuando el empresario tuviese un hueco en su agenda, pero ese día jamás llegó. Y la hermana no reconocida del presidente decidió acudir a la Justicia. Finalmente, la balanza se inclinó a su favor, pese a que el empresario puso todo de sí -abogados mediante y sembrando la duda sobre las pruebas de ADN- para frenar la aceptación de su paternidad extraoficial.

La familia Macri
La familia Macri - ABC

En vínculo de la hija del italiano con el resto de sus hermanos es inexistente, hasta tal punto que Alejandra ni siquiera fue invitada a asistir al velatorio de su padre.

La fortuna de Franco

En su mayor auge como empresario -allá por los años 90, cuando Mauricio Macri estaba lejos de soñar con una carrera política-, la fortuna de Franco llegó a superar los 700 millones de euros, según datos de la revista «Forbes».

Por otro lado, el italiano fue cediendo parte de sus bienes en vida a sus vástagos oficiales. Por ejemplo, las acciones de algunas de las empresas que dirigía pasaron a manos de sus hijos. Cuando Mauricio llegó a la Casa Rosada, algunas de esas acciones fueron vendidas y otras pasaron a familiares.

Uno de los mayores favorecidos con estos movimientos empresariales fue el hermano del presidente Gianfranco, quien está vinculado a la polémica «causa de los cuadernos» por sus negocios con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y además fue acusado de 2016 de lavado de dinero por una cuenta offshore que salió a la luz con los Papeles de Panamá.

En cuanto a las propiedades del fallecido empresario, una de ellas, la Quinta Los Abrojos -que habitualmente utiliza el presidente junto a su familia- le fue cedida en vida. Es el mismo caso que la vivienda ubicada sobre la calle porteña de Eduardo Costa, que figura a nombre del mandatario. Sin embargo, hay una propiedad situada en la exclusiva ciudad uruguaya de Punta del Este que entraría dentro la división. Esta vivienda solía ser un lugar de reunión y veraneo para los Macri. Quizá el presidente y sus hermanos se vean obligados a ceder esta casa a Alejandra cuando ella reclame su parte de la herencia.

*Fe de erratas: por un error cometido ayer en este periódico, se publicó sin mala intención una fotografía de Alejandra Gils Carbo en lugar de una imagen de Alejandra Macri. La imagen de Gils ya ha sido eliminada de esta noticia.