Purificación Causapié (izquierda), junto a Mar Espinar, en el pleno de febrero de 2016
Purificación Causapié (izquierda), junto a Mar Espinar, en el pleno de febrero de 2016 - ERNESTO AGUDO

Una edil del PSOE en Madrid se postula para la Alcaldía ante el vacío de candidatos

Mar Espinar, crítica con el seguidismo a Carmena, suena para las primarias del partido en la capital

MadridActualizado:

Mientras Pedro Sánchez se afana en encontrar malogradamente a su fichaje estrella para la Alcaldía de Madrid, diferentes peones que sustentan la rosa del puño socialista pretenden dar un paso hacia adelante para llegar a medirse con Manuela Carmena en las urnas el 26 de mayo. Si a principios de octubre el ex alcalde de Fuenlabrada Manuel de la Rocha anunciaba que se presentaría a las primarias, ABCha podido saber que el nombre de Mar Espinar, con escaño actualmente en el Ayuntamiento de la capital, suena fuerte para que los militantes decidan si es la mejor baza para encabezar la lista del PSOE de cara a la próxima legislatura. Fuentes de la Ejecutiva federal así lo confirman.

Mar Espinar, de 37 años, pertenece a la cantera del PSOE. Se afilió al partido en 1999, pero no debutó en la primera línea hasta 2015, cuando su identidad se imprimió en el puesto número seis de la papeleta socialista. Durante estos más de tres años y medio ha sido una de las ediles más críticas, junto a a su compañera Mercedes González, frente al seguidismo de su formación con Manuela Carmena. De hecho, como portavoz de la comisión de Cultura y Deportes, Mar Espinar ha tenido muy claro su papel de oposición y ha puesto contra las cuerdas, con dureza y aspereza, a la propia regidora tras los continuados incumplimientos de sus promesas a su bancada y las carencias en materia cultural y deportiva.

Discrepancias en el grupo

Espinar ha mantenido un discurso mordaz con Ahora Madrid cuando se lo merecía y no ha disimulado en los plenos cuándo le parecían incongruentes las votaciones de su grupo. En este sentido, el 24 de febrero de 2016 es una fecha a recordar. El PP llevó una proposición para reprobar a Celia Mayer, entonces delegada de Cultura y Deportes, ante su escalada de despropósitos como responsable del área (los equívocos de la Memoria Histórica o la crisis de los titiriteros). Mar Espinar había criticado su gestión y solicitado reiteradamente su dimisión. Pero aquel día, el equipo de Gobierno convenció a los socialistas para eliminar el debate del PP con una argucia del reglamento del pleno. La edil, enfadada, dijo ante los micrófonos que renunciaba a hablar en su turno:«Entiendo que mi grupo va a votar la proposición que ha hecho la portavoz de Ahora Madrid [Rita Maestre]». Así, los socialistas madrileños comenzaban a mostrar sus grandes diferencias.

El futuro de la actual portavoz del grupo municipal socialista, Purificación Causapié, es incierto. Ella aseguró en una entrevista radiofónica a la Cadena Ser que se presentaría a las primarias, aunque no desveló si a la cabeza: «En mi partido hay primarias para todas las listas y para toda la lista, no solo para la cabeza de candidatura, en ese caso a algún proceso de primarias me presentaré».

Sin calendario

Se espera que el candidato definitivo se conozca en febrero, cinco meses más tarde de la previsión inicial. El Comité Regional tiene que hacer una propuesta de calendario. Éste pasa al Comité Federal para su ratificación. A partir de ahí, los aspirantes a llegar al Palacio de Cibeles han de recabar sus avales, presentarse y someterse a la democracia interna.

Sánchez ya ha pedido ayuda a Grande-Marlaska para capitanear una lista que hiciera despegar las siglas en la capital tras el desangramiento de votos; pero se negó. También se ofreció al ex ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, con mismo resultado.

Otro de los nombres con el que podría estar coqueteando Ferraz es con el actual delegado de Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez-Uribes, que esta semana ha saltado a los titulares tras pedir a su Policía Nacional que no actúe en los desahucios.

De 2003 a 2015, el PSOE se ha dejado por el camino un tercio de escaños. La gran caída en picado la sufrió en 2015. De 2003 a 2011 fue perdiendo cada cuatro años tres concejales, pero el año que encumbró a Carmena, los madrileños le quitaron 6, pasando de los 15 de 2011 a los 9 actuales.