Urma, la perra asesinada
Urma, la perra asesinada - Facebook

Desokupa ofrece 3.000 euros para quien le entregue al asesino de la perra Urma

La recompensa sirve para tomarse «la justicia por su mano». Amenazan al individuo con que vaya a la Guardia Civil antes de que ellos lo atrapen

MadridActualizado:

El pasado 10 de agosto, en la página de Facebook de Movimiento Animal en Lucha (MAL) se puso precio a la cabeza del individuo que asesinó a una perra llamada Urma en Toledo. Esta plataforma, impulsada por integrantes de Desokupa, la empresa que lleva a cabo desahucios para los propietarios que les contratan, ofrece casi 3.000 euros para la persona que robó al animal, le arrojó ácido y la atropelló hasta cuatro veces, clavándole posteriormente un artefacto en el esternón. Después, la dejaron abierta en canal para que lo viera su dueño.

«Ya te puedes esconder bien. Cualquier información del causante que nos conduzca a él se gratificara económicamente», amenazaban en la primera publicación. Daniel Esteve, de Desokupa, da 1.000 euros. El resto son cantidades provenientes de donantes indignados con la tortura del american stanford. «A partir de hoy, si por casualidad nos lees, le hemos puesto precio a tu jeta, tan solo es cuestión de tiempo que alguien te venda. Tic tac tic tac...», colgaban en la red social para el autor de la carnicería.

Tratan de denunciar en la plataforma la flaqueza de la legislación española en esta materia: «Si fuera en cualquier otra parte de Europa o en Estados Unidos ese cabrón "pagaba". Aquí si dan con el asesino de Urma a lo sumo le caerá una multa que no pasará de 300 euros. Para quién aún no sepa cómo la asesinaron, esos que dicen que no hay que tomarse la justicia por su mano leer con atención: La rajaron estando viva, estando viva le agujerearon el esternón, rociaron de ácido y atropellaron varias veces».

El propio Esteve ha colgado un vídeo dirigido a la persona que buscan: «Que se entregue, porque como te pillemos nosotros vas a flipar, colega. Lo que tú le has hecho a esa perrita,...». Pide hacer un «escarmiento» con el asesino del can. Sus mensajes se están difundiendo y compartiendo como la pólvora.