Imagen de archivo de un arresto policial en Vigo
Imagen de archivo de un arresto policial en Vigo - EFE
TRIBUNALES

El mes de infierno de una menor encerrada por su novio con la ayuda de la madre

Los hechos, que se juzgan la próxima semana, tuvieron lugar en Vigo en 2017. El acusado presenta un retraso madurativo y un coeficiente intelectual límite

SANTIAGOActualizado:

Durante un mes de terror, una menor de edad estuvo encerrada en una vivienda por su compañero sentimental y la madre de éste hasta que, gracias a un descuido de sus captores, logró avisar a su madre y ésta dioa viso a la Policía. Los hechos se juzgan en la Audiencia de Pontevedra, en su sección quinta, sita en Vigo, el próximo martes 11 de junio.

En febrero de 2017, la joven, que no había alcanzado la mayoría de edad, inició una relación de noviazgo con un individuo que sí superaba los 18 años, y en cuyo historial figuraban un par de delitos leves de amenazas, según consta en el escrito de acusación. Vivía con su madre, también con antecedentes penales, en una barriada gitana en el partido judicial de Vigo. A esa vivienda pasó a vivir la menor.

Siempre según el citado escrito de acusación, «a los pocos días de estar residiendo en la vivienda la menor hizo saber a su pareja» y a la madre que deseaba marcharse. Lejos de permitírselo, «la retienen en el lugar contra su voluntad, dejándole salir a partir de ese momento sólo la primera semana pero siempre acompañada de su novio, no permitiéndole después más salidas y no dejándole hablar por teléfono con su familia si no era en presencia de ellos para evitar que comentara lo que le estaba pasando».

Durante todo un mes la mantiene encerrada en el inmueble. La niña es incapaz de hacer nada por temrinar con su cautiverio «por lo asustada que estaba y el miedo que les tenía». Un infierno del que solo pudo escapar gracias a un «descuido» de los acusados, que aprovecha para contactar a escondidas con su madre, que da aviso a la Policía.

«Fácilmente manejable»

De acuerdo con la Fiscalía, el acusado «presenta un retraso madurativo y un coeficiente intelectual límite, por debajo de la media de su edad, así como un deterioro cognitivo significativo de la capacidad; es una persona dependiente que necesita apoyo de terceras personas para realizar cualquier trámite administrativo, jurídico y de tipo económico, con evidentes déficits en distintas áreas y una situación de vulnerabilidad, siendo fácilmente manejable por su entorno social y familiar. Tiene además una precaria conciencia de su enfermedad y una merma parcial de su capacidad intelectiva y volitiva en relación a los hechos relatados».

Sobre la madre no se refiere ninguna circunstancia atenuante, de ahí que, para ella, la Fiscalía solicite siete años de cárcel, y para su hijo, cuatro, ambos pr un delito de detención ilegal. En paralelo, la prohibición de acercarse y comunicarse con la menor durante diez años.