Decenas de trabajadores del mundo de la justicia se han concentrado ante la Ciudad de la Justicia de Barcelona
Decenas de trabajadores del mundo de la justicia se han concentrado ante la Ciudad de la Justicia de Barcelona - APM

Jueces y fiscales se manifiestan contra el acoso de independentistas en las redes a la letrada del juzgado del caso 1-O

La secretaria judicial ha denunciado estos hechos ante el juzgado de guardia

BarcelonaActualizado:

Un centenar de jueces, fiscales, abogados y funcionarios de justicia se han concentrado hoy jueves ante la Ciudad de la Justicia de Barcelona en solidaridad con la letrada del juzgado que investiga los preparativos del referéndum del 1-O.

Esta secretaria judicial, del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, ha denunciado ante el juzgado de guardia el acoso que ha sufrido en las redes sociales desde cuentas de Twitter del mundo independentista después de su declaración ayer como testigo en el Tribunal Supremo.

Montserrat Toro declaró ayer miércoles como testigo en el juicio que se sigue en el Tribunal Supremo contra los líderes del «procés». El tribunal aceptó su petición de no mostrar su imagen en la retransmisión televisiva de la vista oral.

Pues bien. Determinadas personas y «colectivos radicales» publicaron en las redes sociales la fotografía de la secretaria, acompañada de diversas indicaciones que pueden facilitar su localización y de textos que «incitan expresamente al ejercicio de la violencia física sobre su persona, a parte de otros de naturaleza claramente ofensiva y vejatoria». Así lo sostiene el fiscal superior de Cataluña, Francisco Bañeres, en una diligencia de este jueves en la que había ordeando investigar estos mensajes.

Según el fiscal, estos mensajes, además de incompatibles con los mínimos estándares de convivencia exigibles en una sociedad pretendidamente democrática, «constituyen una execable reacción con relación a la actuación de la señora Toro».

Sin embargo, hoy mismo, una vez que la Fiscalía ha tenido conocimiento de que la víctima había denunciado el caso ante el juzgado de guardia, ha archivado la investigación que había iniciado a «motu propio» porque así lo marca la ley cuando la causa ya está judicializada.