Beatriz Villacañas

Del tiempo y sus caminos (2): La literatura irlandesa: un espacio propio

«Está enraizada, en gran parte, en una larga historia de lucha por la liberación»

Beatriz Villacañas
POR BEATRIZ VILLACAÑAS
Actualizado:

La literatura irlandesa escrita en inglés, junto con el rico corpus literario escrito en gaélico irlandés, es una literatura de gran fuerza, rica en contenido y forma, por lo que es más que obligado reconocerle su propio espacio. Autores de gran importancia como Jonathan Swift, Oscar Wilde o William Butler Yeats, entre muchos otros ejemplos de renombre, aun conociéndose su nacionalidad, han venido siendo asimilados al ámbito británico. Pero se trata de autores irlandeses y, con independencia de su universalidad, su obra está arraigada en este hecho fundamental.

La literatura irlandesa ha tenido, y tiene, su propia trayectoria, por lo que mostrar esta realidad es algo de fundamental importancia. Mostrar esta realidad es algo gratificante y también complicado. Gratificante porque supone el hacer algo necesario: que, particularmente en nuestro país, se conozca la literatura irlandesa escrita en inglés como una literatura independiente de la inglesa. Complicado porque estamos ante la literatura de un país de compleja historia y de dos lenguas, el irlandés y el inglés. Si bien es la literatura irlandesa en lengua inglesa el centro de este artículo, es necesario tener siempre en cuenta la influencia que la lengua, la literatura y la cultura de la Irlanda celta han venido ejerciendo, y aún ejercen, en la literatura irlandesa escrita en inglés. Volviendo a un autor previamente citado, puede decirse que no sería posible conocer a fondo la obra del poeta Yeats sin conocer, asimismo, la poderosa inspiración que para él fueron el corpus literario y la mitología de héroes y personajes celtas. En cuanto a la compleja historia, bien es sabido que ésta ha venido siendo marcada durante siglos por la colonización de este país por parte de Inglaterra. De ahí que la literatura irlandesa esté, en gran parte, enraizada en una larga historia de lucha por la liberación.

La dura historia de «La Isla Esmeralda» ha dado como resultado una literatura profundamente marcada por tal historia, una literatura curtida en la lucha y en tragedias como la Gran Hambruna que sufrió el país en el siglo diecinueve, pero, a pesar de tanta dureza, o precisamente por ella, la literatura irlandesa es un modelo de creatividad, de vitalidad y fuerza, incluso de humor, algo también muy característico. Una literatura cuya energía y riqueza, desde su espacio propio, es capaz de llegar muy lejos y de llegarnos muy dentro.

POR BEATRIZ VILLACAÑASPOR BEATRIZ VILLACAÑAS