Una de las naves donde guardaban los muebles almacenados por la banda
Una de las naves donde guardaban los muebles almacenados por la banda - ABC

Desarticulada una banda que estafó a 58 empresas mediante el timo del «nazareno»

Los seis detenidos habían creado una empresa ficticia de compraventa de muebles, que guardaban en naves de Toledo y Guadamur

ToledoActualizado:

La Policía Nacional ha desarticulado una banda criminal asentada en Toledo que estafó mediante el timo del «nazareno» a 58 empresas de muebles de varias provincias españolas, en una operación en la que han sido detenidos sus seis integrantes.

Según ha informado este miércoles en una nota de prensa la Policía Nacional, los seis detenidos habían creado en Toledo un negocio ficticio de compraventa de muebles, con el que se ganaban la confianza de los fabricantes a los que estafaban, a los que realizaban pedidos que posteriormente no abonaban.

Con este método habían estafado a 58 empresas ubicadas en las provincias de Ciudad Real, Córdoba, Jaén, León, Madrid, Murcia, Toledo y Valencia, a las que ocasionaron un perjuicio económico de aproximadamente 200.000 euros.

La Operación Carbono comenzó hace nueve meses, cuando se tuvo conocimiento de que en Toledo se había asentado una empresa de compraventa de muebles «cuya manera de proceder no era propia de un negocio convencional».

Durante la primera fase de la operación, los investigadores determinaron que el negocio carecía de actividad comercial real, que no se habían abonado ni alquileres de los locales, ni pagos a proveedores, ni publicidad, lo que les hizo sospechar que se podría estar cometiendo una estafa mediante el timo del «nazareno».

También en la primera fase se localizaron las empresas afectadas, fueron identificados los integrantes de la organización criminal y se procedió a la detención del responsable del establecimiento ficticio con el que la banda se asentó en Toledo.

En una segunda fase, se localizaron en unas naves de Toledo y de la localidad toledana deGuadamur los muebles que había acopiado la banda, se determinó su procedencia y se devolvieron a los proveedores, con lo que se redujo el perjuicio ocasionado a las víctimas en unos 120.000 euros.

Para el desarrollo de la operación se requirió colaboración de la comisaría de la Policía Nacional de Benidorm (Alicante) para la localización de los autores, así como del puesto de la Guardia Civil de Villanueva de Córdoba (Córdoba) para llevar a cabo detenciones, y de la Inspección de Trabajo de Castilla-La Mancha.