La Guardia Civil, durante el registro de uno de los talleres implicados en esta red
La Guardia Civil, durante el registro de uno de los talleres implicados en esta red - Guardia Civil
Sucesos

Casi 200 imputados por falsear los cuentakilómetros de más de mil coches de segunda mano

El fraude ronda los cuatro millones de euros y alcanza a varias provincias españolas. La operación arrancó en un taller del municipio zaragozano de La Almunia de Doña Godina

ZaragozaActualizado:

La Guardia Civil ha destapado una extensa red de manipulación de cuentakilómetros para defraudar en la venta de vehículos de segunda mano. La investigación, que se ha prolongado durante cuatro años, se ha saldado con la imputación de casi 200 personas: 103 han sido detenidas y otras 85, aunque no llegaron a ser arrestadas, constan como imputadas también por su participación en esta red. La estafa se calcula en unos cuatro millones de euros. Los compradores defraudados se han enterado por la Guardia Civil de que habían adquirido coches con muchos más kilómetros que los que tenían a la vista.

La Guardia Civil ha denominado a esta operación «Countdown», que significa cuenta atrás, en inglés. Es la mayor desarrollada hasta la fecha en España contra el fraude por manipulación de cuentakilómetros en vehículos de segunda mano.

La investigación arrancó en 2014 en la localidad zaragozana de La Almunia de Doña Godina. Un particular puso en conocimiento de la Guardia Civil que había comprado un vehículo de segunda mano en un establecimiento de esa localidad y luego había comprobado que llevaba manipulado el contador del kilometraje, para aparentar que tenía muchos menos de los que en realidad había acumulado por su uso anterior.

La Policía Judicial de la Guardia Civil de La Almunia abrió una investigación y comprobó que, efectivamente, ese coche llevaba manipulado el cuentakilómetros: le habían restado más de 75.000 antes de ponerlo en venta en el taller.

Red de fraude asentada en varias provincias

Al inspeccionar el establecimiento, los agentes dieron con otros siete vehículos de segunda mano vendidos por esa misma empresa que habían sido manipulados para restarles entre 80.000 y 100.000 kilómetros. Y detectaron otros tres vehículos que estaban expuestos para su venta y que también tenían manipulado el contador del kilometraje.

El primer detenido fue el propietario de ese taller, pero la investigación se fue extendiendo y alcanzó a otro establecimiento de Zaragoza que era en el que se llevaba a cabo la manipulación de los cuentakilómetros. En ese otro establecimiento, la Guardia Civil dio con documentación que apuntaba a numerosos negocios de compraventa de vehículos y talleres que estaban implicados en esa red, lo que multiplicó el alcance de las investigaciones.

Durante los cuatro años que han durado las pesquisas, la Guardia Civil ha revisado más de 45.000 vehículos de segunda mano que fueron vendidos por establecimientos implicados en esta red, localizados en las provincias de Zaragoza, Huesca, Teruel y Soria, y en la comunidad autónoma de La Rioja -en concreto en su capital, Logroño-. De esos más de 45.000 vehículos revisados, se ha comprobado que 1.094 fueron manipulados. Quienes los compraron se enteraron por la Guardia Civil de que habían sido estafados, porque les vendieron los coches tras rebajarles ilícitamente los cuentakilómetros.

Casos de hasta 600.000 kilómetros borrados

Esas rebajas llegaron a ser enormes, al punto de vender como vehículos de segunda mano automóviles que podían estar incluso en la recta final de su vida útil: llegaron a restar en algún caso hasta 610.000 kilómetros.

Entre todos los coches manipulados, se borraron un total de 165 millones de kilómetros recorridos por esos vehículos que fueron vendidos. La estafa ronda los cuatro millones de euros, según los cálculos realizados por la Guardia Civil.

Coches españoles y de importación

Además de ese masivo fraude en más de mil compraventas de otros tantos vehículos, la Guardia Civil ha detectado 24 delitos de falsedad documental, cometidos sobre facturas emitidas por la venta de varios de estos vehículos y sobre los libros de taller.

La investigacion ha determinado que los vehículos manipulados procedían de empresas de alquiler, particulares españoles, servicios oficiales de diferentes marcas y empresas de transprote. También se comprobaron y detectaron vehículos de importación de alta gama procedentes de países como Rumanía, Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, Italia, República Checa e Israel.