Un veterano agricultor mira al horizonte al pie de su tractor, en campos de Los Monegros
Un veterano agricultor mira al horizonte al pie de su tractor, en campos de Los Monegros - Fabián Simón
Economía

El campo aragonés, cada vez más vacío: tiene la mitad de agricultores que hace veinte años, 9.000 menos

El abandono del sector agropecuario sigue siendo imparable: en el último año se han dado de baja otros 200

ZaragozaActualizado:

Cada vez hay menos agricultores en Aragón. Y, cuantos más abandonan, más se acentúa el problema de la despoblación rural. El fenómeno es imparable: en los últimos 20 años ya van 9.000, doscientos de ellos en los últimos doce meses. Y la lista suma y sigue.

Según las estadísticas oficiales de la Seguridad Social, en estos momentos Aragón tiene prácticamente la mitad de los agricultores y ganaderos a título principal que tenía hace veinte años. Es decir, agricultores y ganaderos que son autónomos, dueños de sus propias explotaciones. No solo son de los que depende el sostenimiento de esta actividad en el medio rural, sino también de los que depende que el campo dé trabajo asalariado, sobre todo en las épocas de la recolección.

El fenómeno hace tiempo que entró en una espiral perversa a la que no se le ha puesto freno, ni mucho menos remedio: el éxodo rural dificulta el relevo generacional en la agricultura y la ganadería; y, al mismo tiempo, la falta de relevo generacional, el abandono de la actividad agraria, acentúa todavía más el problema de la despoblación.

Las ayudas a la incorporación de jóvenes agricultores que viene pregonando sistemáticamente el Gobierno aragonés, legislatura tras legislatura, se han demostrado tozudamente ineficacespara acabar con un problema que amenaza no solo la actividad agropecuaria en amplias zonas de Aragón, sino que aparece como negro telón de fondo de una despoblación que atenaza cada vez a más municipios.

A la hora de evaluar la situación estructural del empleo agrario, el auténtico termómetro son sus autónomos, los que tienen explotaciones agropecuarias. En marzo de 1999 había en Aragón un total de 20.140 agricultores y ganaderos por cuenta propia; en marzo de 2009 solo quedaban 13.284; y el pasado mes de marzo se cerró con 11.324, según las estadísticas oficiales de la Seguridad Social.

La evolución que revelan los registros de afiliación son demoledores: en los últimos 20 años, cada semana se han dado de baja en el campo aragonés una media de nueve agricultores y ganaderos.

La provincia más castigada ha sido la de Teruel, de nuevo a la cabeza en unas estadísticas de éxodo que afectan al medio rural. Así, la provincia de Teruel ha perdido casi 3.600 agricultores autónomos en los últimos 20 años, de modo que ahora tiene el 52% de los que tenía en 1999. La segunda más afectada ha sido la provincia de Zaragoza, cuyo medio rural también está duramente azotado por la despoblación y cuenta con algunos de los mayores desiertos demográficos de la región –caso de las comarcas de Belchite y Daroca-. La provincia de Zaragoza tiene un 42% menos agricultores y ganaderos por cuenta propia que hace veinte años, casi 3.200 menos en cifras absolutas. En la provincia de Huesca, por su parte, el descenso ha sido del 36% desde 1999, lo que le ha supuesto la pérdida de algo más de 2.000 agricultores y ganaderos.

Esa tendencia de los veinte últimos años se sigue manifestando en la actualidad, sin excepción, en las tres provincias aragonesas. En los últimos doce meses, las tres han perdido unos 200 autónomos en el campo: 63 menos en la provincia de Teruel, casi 100 menos en la de Huesca, y 42 menos en la de Zaragoza.