La progresiva creación de empleo sigue recortando la tasa de paro en Aragón
La progresiva creación de empleo sigue recortando la tasa de paro en Aragón - Fabián Simón
Economía

Aragón ha creado 80.000 empleos en seis años, pero necesita otros 22.000 para curarse de la crisis

Huesca, la única provincia aragonesa que ya ha recuperado todo el empleo que perdió durante la recesión

ZaragozaActualizado:

Aragón ha creado 64.000 empleos netos en los cuatro últimos años, y unos 80.000 desde 2014, cuando arrancó la recuperación económica. Pero, pese a todo lo que se ha avanzado, la región aún está lejos de las cifras de ocupación que se daban antes de la crisis que estalló en 2008. Aragón necesita crear 22.000 empleos más para cerrar por completo las heridas de la crisis, cuando menos en cifra neta de afiliados a la Seguridad Social.

Según los últimos datos de afiliación que acaba de hacer públicos el Ministerio de Trabajo, el mes pasado Aragón sumó otros 3.100 empleos netos respecto a los que tenía en marzo. En este caso, en el incremento ha influido la Semana Santa, que hace aumentar la ocupación temporal en las actividades vinculadas con el turismo.

En perspectiva interanual, Aragón ha sumado 17.000 puestos de trabajo durante los doce últimos meses –incluyendo el efecto temporal de la Semana Santa que ha caído en abril-. Ahora está por ver cómo se comporta el mercado laboral en mayo para conocer realmente el pulso de creación de empleo, habida cuenta de que desde hace meses se venía apreciando una desaceleración que el mes pasado ha podido quedar encubierta por el efecto estacional de la Semana Santa.

En cualquier caso, en cómputo global, el resultado hasta el momento es que Aragón ha creado 80.000 empleos netos en números redondos desde que arrancó la recuperación económica, en 2014. Pero, por contra, durante la crisis la economía aragonesa perdió algo más de 100.000 puestos de trabajo –incluyendo tanto autónomos como asalariados-. Tras cinco años de crecimiento económico ininterrumpido, Aragón aún no ha compensado el 21,4% del empleo que fulminó la recesión económica entre 2008 y 2013.

Con mucha diferencia, la provincia más rezagada es Teruel; la más aventajada, la de Huesca. A estas alturas, Teruel aún no ha recuperado el 40% del empleo que perdió con la crisis, mientras que la provincia de Huesca acabó el mes pasado con más ocupados de los que tenía cuando comenzó la crisis. El contraste entre el norte y el sur de Aragón es tremendo: la provincia de Huesca cuenta con 654 ocupados más que en abril de 2008, mientras que la de Teruel tiene 4.100 menos, lo que es especialmente preocupante teniendo en cuenta el grave problema demográfico que atenaza a esta provincia y que está íntimamente ligado a la evolución de su economía.

La provincia de Zaragoza, por su parte, está ligeramente peor que la media aragonesa. En su caso aún le falta recuperar el 24% del empleo que vio perder por la crisis: en los seis últimos años, la economía de esta provincia ha creado 59.000 empleos netos, pero entre 2008 y 2013 destruyó unos 77.000, así que aún necesita crear otros 18.000 para cerrar las heridas de la crisis en términos de ocupación.