Juan Cisneros, fiscal jefe del Campo de Gibraltar
Juan Cisneros, fiscal jefe del Campo de Gibraltar - EFE

El fiscal jefe del Campo de Gibraltar: «Sin medios vamos camino del desastre»

«Se ha formado un cuello de botella. Necesitamos más órganos judiciales»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Vamos camino del desastre», sentencia el fiscal jefe del Campo de Gibraltar, Juan Cisneros, que lleva casi dos décadas luchando contra los narcos. «Hay muchos más policías y guardias civiles, se han producido miles de incautaciones de droga, decenas de detenidos y todos los clanes importantes están desmantelados, pero precisamente por eso se ha formado un cuello de botella. Necesitamos muchos más órganos judiciales».

Cisneros desgrana la situación del Campo de Gibraltar desde el punto de vista jurídico, los grandes anuncios y las promesas aún sin materializarse. Cuando se diseñó el plan especial para esta zona, tomada por el crimen organizado, junto a las medidas policiales se anunciaron una serie de decisiones judiciales concretas: una plaza más en la Audiencia, es decir, un magistrado, tres nuevos juzgados de Instrucción o de Primera Instancia e Instrucción en Algeciras, La Línea y San Roque, y un juzgado de lo Penal.

Estas sedes judiciales han sido aprobadas, se han publicado en el BOE pero no se les ha puesto fecha para que empiecen a funcionar. Mientras los detenidos se duplican y triplican, los juzgados que tienen que decidir sobre su situación son los mismos y exactamente igual ocurre con los fiscales.

El Consejo de Ministros anunció la creación de doce plazas de fiscales especializados en narcotráfico y corrupción, que llevaría aparejadas plazas de funcionarios de apoyo y servicios de guardia. La Fiscalía concretó que de las ochenta nuevas plazas para toda España, los primeros serían destinados al Campo de Gibraltar. «Todo humo hasta ahora», insiste Cisneros en conversación telefónica con ABC. Y continúa con su pronóstico: «Va a haber serios problemas. Los órganos judiciales se van a atascar y eso repercutirá en los resultados».

El fiscal jefe de Algeciras explica que individuos que están en prisión provisional quedarán en libertad, si se cumplen los plazos sin que se puedan celebrar los juicios, y habrá que aplicar atenuantes, si se producen dilaciones indebidas. «La solución es reforzar todo a la vez. No tiene sentido que solo se haga en la parte policial». El Campo de Gibraltar tiene una peculiaridad desde el punto de vista judicial (también policial) y es que en la práctica funciona como una provincia. Salvo juzgados de lo Mercantil cuenta con órganos propios para todo lo demás y para ese volumen de asuntos cuenta con un total de 18 fiscales.

Un fiscal Antidroga

Hasta este verano había un fiscal Antidroga específico, desbordado de trabajo. Se le dotó con uno más de apoyo y desde octubre Cisneros ha asignado un tercer representante del Ministerio Público «casi en exclusiva».

El comisario jefe de Algeciras, Francisco López Gordo, suscribe la radiografía de Cisneros. «Nos encontramos con problemas judiciales, habría que potenciar la capacidad de los juzgados porque están colapsados. En esta zona muchos son mixtos, llevan civil y penal, y se producen dilaciones. Habría que quebrar más juzgados y desdoblar algunos de ellos. No se puede olvidar que esto no acaba hasta que no hay una condena».

La situación, incluso, ha obligado a variar la estrategia de la Policía: «Preferimos no hacer macrooperaciones para no colapsar aún más los juzgados, sino ir al núcleo de las redes», explica López Gordo.