Una soldado del Ejército en una misión en Kabul (Afganistán)
Una soldado del Ejército en una misión en Kabul (Afganistán) - PABLO M. DÍEZ

Ellas, soldados

El Ejército de Tierra presentó ayer su tradicional (y esperado) calendario que en 2019 homenajeará a todas las mujeres militares: unas 15.285

MadridActualizado:

El Ejército de Tierra presentó ayer su tradicional (y esperado) calendario que en 2019 homenajeará a todas las mujeres militares: unas 15.285, aproximadamente el 12 por cierto de los efectivos de las Fuerzas Armadas. Un dato superior al de muchos otros países de la OTAN. Es decir, España no está tan mal en este asunto de género como siempre se nos trata de retratar.

Como referencia para las imágenes de cada mes, el Ejército quiso reconocer las acciones meritorias en combate de 14 de ellas, se trata del «Valor Reconocido» que, según instrucción 4/2011 del Jefe de Estado Mayor de la Defensa, es consecuencia, en la mayoría de los casos, de la consideración de actuaciones en enfrentamientos con fuerzas hostiles.

A una de ellas, la soldado Tamara Marquínez Teixeira -la que protagoniza el mes de enero-, me la crucé en pleno paso de Sang Atesh, donde los soldados españoles se fajaban para instaurar cierta estabilidad en el noroeste de Afganistán. Misión imposible... pero allí estaba junto a sus compañeros de armas: el soldado Carreño, el soldado Moro, el soldado Mosteiro, el teniente Sergio Casla... Hombres y mujeres, militares por igual.

Ayer supimos que la soldado Marquínez destacó por una acción heroica: «Apoyó por el fuego la evacuación de un compañero herido de bala y posteriormente acudió a reconocer el estado de un niño que había sido tiroteado por la insurgencia; mientras recibía fuego enemigo».

Ahora la soldado Marquínez se encuentra en Líbano, la misión de la ONU donde España trata de poner paz en la «Blue Line», la frágil frontera con Israel. No pudo asistir a la recepción que ofreció la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ha cogido esta bandera de la feminización de las Fuerzas Armadas como su principal reivindicación (como, en todo «in medio veritas»).

El ejemplo de la asturiana Marquínez es extensible a las otras protagonistas de nuestro calendario: María Alejandra, Tania, Margarita, Úrsula, Manuela, Manar, María Jesús, Ana María, Almudena, María José, Adelina, Ángela, María del Carmen. También a las dos caídas en Afganistán, Idoia Rodríguez y Niyireth Pineda. Son ellas, ejemplos para nuestras hijas. Son ellas, soldados de España.