Aitor Zárate: «Ni estoy fugado ni me he llevado dinero de nadie»

Al exjugador de baloncesto y gurú de las finanzas lo acusan de estafar a inversores pero, según un auto, se desligó en 2014 de las empresas

MadridActualizado:

El exjugador de baloncesto de la liga ACB reconvertido en mago de las finanzas, Aitor Zárate, lleva dos semanas apareciendo en la Prensa a su pesar. Se le ha acusado de haberse fugado con dinero de inversores, de estar desaparecido y de tener fondos escondidos en una casa de Gerona. «Ni estoy fugado ni me he llevado dinero de nadie», asegura en una entrevista en exclusiva a ABC, donde ha decidido dar la cara con los documentos que sustentan sus afirmaciones.

Zárate ha sido denunciado por varios inversores, según han anunciado ellos mismos. Una de las querellas se instruye en un juzgado de Gandía. Otra, presentada en Vitoria, aún no ha sido admitida a trámite. En noviembre del año pasado otro juzgado de esa ciudad archivó la única causa concluida hasta ahora, al acreditarse que Zárate transmitió sus empresas en 2014. Cuando dejó el baloncesto profesional, el jugador se marchó a Estados Unidos para formarse en el mercado de futuros. Volvió a España, empezó a invertir, a impartir cursos y a escribir libros. Entre 2005 y 2014 decenas de inversores se rifaban seguir al gurú. «Yo operaba en directo, enseñaba cómo invertir en futuros y tenía otra empresa que hacía contratos de préstamo para pagar capitales e intereses generando rentabilidades hasta que tuve un problema serio de salud y decidí parar».

«Han sido alentados»

En 2014 donó su matriz «Fight Haven» al que había sido alumno suyo David Sanchís, como consta en el Registro Mercantil, y se desligó de las empresas. El proyecto siguió funcionando y los inversores continuaron cobrando hasta que en 2016 su sucesor sufrió importantes pérdidas en una operación, tal y como admitió Sanchís en sede judicial. Algunos de quienes habían suscrito contratos con Zárate decidieron reclamarle a él.

«Ellos saben perfectamente que yo no tengo ninguna responsabilidad desde 2014. Han sido alentados por algunas personas pensando que soy el más famoso y que puedo tener dinero y esas pérdidas de 630.000 euros me las achacan a mí», argumenta. Y pone nombre al instigador. «Ahora he sabido que hay una persona, Alberto Mondragón, que ha creado una página "Afectados por Aitor Zárate, David Sanchís y Funky9", y se ha autoproclamado coordinador de los medios de comunicación y de los abogados. Han organizado una macrodemanda que de momento es una querella de tres personas que aún no ha sido admitida y les cobra, según nos ha llegado, 15.000 o 20.000 euros a cada uno solo para empezar. El 97 por ciento de lo que he leído en los medios y que parece relacionado con esta persona es falso». Mondragón se define en su web como «experto en la detención [sic] de timos y estafas» y asegura que han obtenido más de 400 sentencias favorables en diez años.

Desde que se anunció esa plataforma, Zárate ha sido señalado como estafador y fugado. A la pregunta de si algún juzgado ha intentado contactar con él sin lograrlo explica:«Judicialmente lo intentaron en el domicilio de Bilbao de una sociedad mía de hace 20 años; en teoría en la casa de mi madre, que es la dirección de mi DNI, y no entiendo cómo no me llegó como todo lo demás. Sorprendementeme la Policía local de Castro Urdiales confirmó que yo vivía ahí (lo dejé en 1999)». El juzgado de Gandía, donde hay un querellado, le envió citaciones a una casa en Cervià de Ter (Gerona) que nunca le llegaron. Allí vivió siete años de alquiler. «Es la que ha ocupado ilegalmente la alcaldesa del pueblo, la propietaria, que lleva 18 meses ahí y sobre la que tengo una sentencia firme para recuperarla. Nadie me ha entregado esas citaciones, por eso no me han localizado».

La casa de Cervià es su otra batalla judicial, aireada en los medios. La alquiló en 2010 por 15 años y entregó 270.000 euros por adelantado. En noviembre de 2016 pidió a la dueña las rentas no consumidas para marcharse, como estipulaba el contrato:163.500 euros. No le pagó y él se quedó, como también estaba acordado. Durante un viaje del inquilino y tras denunciarse un robo, la dueña se apropió del chalé. La Audiencia de Girona dio la razón a Zárate el 25 de febrero. El pasado viernes estaba prevista la salida de ella, pero el propio Zárate pidió la suspensión al enterarse de que se había solicitado un registro de la vivienda por quienes le reclaman sus inversiones. «Estoy tranquilo y dispuesto a defenderme en los juzgados como ya hice en el anterior caso de Vitoria».