EFE
Renta 17-18

Una persona impedida, ¿cómo cumple con sus obligaciones tributarias?

Las personas incapaces carecen de capacidad de obrar, lo que supone que no pueden firmar contratos de compraventa, de arrendamiento, aceptar una herencia, presentar declaración del IRPF

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Todas las personas, por el hecho de serlo y desde su nacimiento, tienen capacidad jurídica. La capacidad jurídica sólo se perderá con la muerte, y la tiene toda persona con independencia de su edad, estado civil y de su salud mental y física. En virtud de la capacidad jurídica, todas las personas, incluidas las afectadas por una incapacidad, pueden ser titulares de derechos y obligaciones, y ser sujetos de las relaciones jurídicas. Esto significa que las personas incapaces pueden ser propietarias de una vivienda (con la consiguiente obligación, por ejemplo, de pagar el impuesto de bienes inmuebles), pueden ser titulares de acciones, pueden ser declaradas herederas, y deben asimismo presentar declaración del IRPF.

Sin embargo, para ejercitar estos derechos y cumplir con sus obligaciones es necesario un complemento: la capacidad de obrar. La capacidad de obrar la tienen todas las personas mayores de edad mientras no sean privadas de ella, total o parcialmente, mediante la incapacitación. Por los menores de edad actúan quienes ostenten la patria potestad. Las personas incapaces carecen de capacidad de obrar, lo que supone que no pueden firmar contratos de compraventa, de arrendamiento, aceptar una herencia, presentar declaración del IRPF, etc., sin la asistencia de otra persona.

La incapacidad es una situación de hecho, provocada por el padecimiento una enfermedad o deficiencia física o psíquica, de carácter permanente, que priva a algunas personas de su capacidad de obrar.

Para proteger a estos individuos que no poseen una voluntad consciente y libre, ni suficiente discernimiento para adoptar las decisiones adecuadas en la esfera personal, y/o en la de administración de sus bienes, la Ley ha previsto la declaración de incapacidad.

La incapacitación sólo puede declararla un Juez mediante Sentencia, tras haberse tramitado el oportuno procedimiento judicial. Esta declaración de incapacitación tiene la finalidad de posibilitar que personas sin capacidad, o con su capacidad disminuida, puedan actuar a través de sus representantes legales, o con la debida asistencia, y dichos representantes serán los que en su caso deban presentar la declaración del IRPF en nombre del contribuyente incapacitado.

En definitiva, todo contribuyente que tenga obligación de presentar declaración deberá hacerlo, aunque esté incapacitada, ya sea por ella misma o a través de representante legal.

Iván Sáez Fuertes, Director del departamento People Advisory Services de EY, responde a las principales cuestiones a tener en cuenta en su declaración del IRPF 2017