Reuters

Los tripulantes de cabina de Ryanair no descartan ir a la huelga en Navidad

Se reúnen en Bruselas con eurodiputados para pedir a la UE que eleve la presión sobre la aerolínea irlandesa

Actualizado:

Los sindicatos USO y Sitcpla, que representan a los tripulantes de cabina (TCP) españoles de Ryanair, han pedido este miércoles en el Parlamento europeo medidas de la UE para forzar a la aerolínea de bajo coste a respetar los derechos laborales locales de sus empleados, al tiempo que han advertido de posibles huelgas durante el periodo de vacaciones de Navidad si se mantiene la situación.

«No podemos decir que no vaya a haber huelgas, eso es lo que podemos decir a partir de este momento», ha indicado un representante de Sitcpla, Manuel Lodeiro, al ser preguntado por si los trabajadores barajan convocar este tipo de movilizaciones durante el parón navideño.

Lodeiro ha añadido que si se convocaran movilizaciones se dará el aviso «mínimo y necesario» para que «todo el mundo que esté implicado sea consciente de cuándo puede ocurrir».

Representantes de los sindicatos del personal de Ryanair en varios países de la Unión Europea, incluidos España, Portugal, Polonia, Bélgica, Italia y Alemania, se han reunido este miércoles con eurodiputados para buscar apoyos en las instituciones europeas.

En una rueda de prensa, la eurodiputada de Podemos Tania González, que les ha acompañado en su agenda en Bruselas, ha afirmado que han mantenido contactos con eurodiputados de distintos países y grupos, como la Izquierda Unitaria, los Socialistas y Demócratas y los Verdes, que se han comprometido a apoyar medidas concretas para elevar la presión sobre Ryanair.

González ha dicho que han «recogido muchos apoyos» y que el objetivo es «emprender acciones conjuntas y coordinadas» dirigidas, por ejemplo, a reclamar a la Comisión Europea que «de verdad actúe» y ponga en marcha «medidas estratégicas» a escala europea.

Los principales problemas que han denunciado los trabajadores en las reuniones con eurodiputados tienen que ver con el «recorte de derechos laborales» que sufren los trabajadores al estar sujetos a las leyes de Irlanda, a pesar de tener residencia y operar en otros Estados miembros.

También han criticado que la aerolínea «no pague impuestos ni cotizaciones» en los países de la UE en los que opera, a pesar de que con frecuencia recibe de sus gobiernos nacionales o regionales ayudas públicas para desarrollar su actividad en su territorio, ha dicho González.

La eurodiputada de la formación morada también ha anunciado que enviarán una carta a la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, para informar en detalle de la situación y exigir una respuesta.

En este sentido, el representante del sindicato USO, Ernesto Iglesias, ha lamentado que la ministra española se haya «puesto de perfil» en este pulso con Ryanair, en lugar de seguir el ejemplo de otros como el ministro del ramo en Alemania, del que ha dicho que se sumó a las movilizaciones en su país.

Iglesias se ha declarado «celoso» por el apoyo logrado por los trabajadores en Alemania y ha confiado en que la ministra Valerio se esfuerce «bastante más» para solucionar la situación en España.

Sobre la gestión en Alemania del conflicto con Ryanair, Lodeiro ha pedido que el resto de países de la Unión Europea sigan su ejemplo y sea la «vía a seguir» para negociar con Ryanair, una aerolínea que ha defendido como un «cáncer» que puede extenderse a otras compañías.

Precisamente este miércoles, la comisaria de Empleo, Marianne Thyssen, ha recordado en una respuesta escrita a la eurodiputada Tania González que los trabajadores tienen la posibilidad de demandar a su empresario en su «lugar habitual de trabajo» y que la elección de la ley aplicable al contrato «no podrá privar» al empleado de la protección «obligatoria» en virtud de la legislación de su lugar habitual de trabajo.

Thyssen, que en el pasado ha instado a Ryanair a cumplir con las leyes locales de sus trabajadores tal y como obliga la legislación comunitaria, ha reconocido también en su escrito que la competencia para controlar que la aerolínea cumple corresponde a las autoridades nacionales.

Con todo, ha recordado la comisaria, la Comisión Europea está recabando información sobre el modo en que los países están cumpliendo con sus obligaciones.