Nishikori, campeón en Barcelona
Nishikori, campeón en Barcelona - EFE
Tenis | Godó

El Godó de Nishikori

El japonés conquista su segundo título consecutivo en Barcelona superando a un combativo Pablo Andújar (6-4 y 6-4)

Actualizado:
Pablo Andújar44
12345
Kei Nishikori66

Kei Nishikori está cómodo en Barcelona, ciudad que te deja respirar y pasar inadvertido como le gusta a un tenista tímido como él. Es también el Open Banc Sabadell un torneo agradecido con sus campeones, categoría que alcanzó el año pasado el japonés y ha revalidado en este. Lo ha intentado hasta el final Pablo Andújar, que al menos se lleva a casa el cariño de una afición entregada y la conciencia tranquila por haberse dejado el alma en la central del Real Club de Tenis Barcelona-1899. El marcador final ha sido un doble 6-4.

Alza Nishikori así su noveno título ATP, el segundo del año después de tres finales. Un tenis sólido le ha conducido hasta el final, incapaces sus rivales de superar su tenacidad y precisión. Enlaza golpes ganadores con la derecha y el revés el japonés, invencible en la arcilla de Barcelona dos años seguidos.

Ha presentado mucha batalla Andújar, todo sea dicho, que solo se ha arrugado en la recta final de los dos sets. En el primero, ha perdido su saque en el décimo juego, que ha supuesto el 6-4 final. Más ventaja ha alcanzado el conquense en la segunda manga. Un break madrugador le ha permitido mandar hasta que con 4-3 ha perdido su saque, y ahí se ha acabado el 63º Godó para él. No le ha dado opción Nishikori con su servicio y le ha vuelto a romper en el último juego de la final a pesar de afrontar un 30-0 en contra. Una doble falta de Andújar le ha abierto las puertas.

Preciosa la final a pesar de todo, incluso el tiempo ha acompañado, amenazante la lluvia hasta el final. Lleno a rebosar en la central, pendiente de la llegada de Shakira al palco de Piqué con su hijo en medio del partido. Andújar ha girado la cabeza y ha seguido botando la pelota. No era cuestión de perder la concentración. La derrota deja el balance global entre ambos tres a uno favorable al japonés, que solo hincó la rodilla en el Masters 1000 de Madrid de hace dos temporadas, un torneo que ya asoma en el horizonte. En el Godó no hubo opción. No hay quien tosa a Nishikori.