Entrenamiento de la selección de Irán, que hoy debuta contra Marruecos
Entrenamiento de la selección de Irán, que hoy debuta contra Marruecos - EFE
Patrocinado porInfiniti

Mundial Rusia 2018El tridente atómico de Irán

Jahanbakhsh, Ansarifard y Azmoun lideran un fútbol con potencial pero poco trabajado

Portugal - España: horario y dónde ver el partido en televisión

Sigue en directo las últimas noticias del partido Portugal - España

Actualizado:

Majaeed Panahi no puede olvidar el 21 de junio. Es el día del cumpleaños de su hija, pero fue también el día en el que el bombo quiso que Estados Unidos e Irán se tuvieran que ver las caras en Lyon en el Mundial de Francia de 1998 y esa tarde se vivió uno de esos partidos que solo se pueden ver en los mundiales. Dos enemigos políticos declarados se enfrentaron en el estadio Gerland y el resultado final fue favorable a los iraníes por 2-1 en una jornada que «fue una gran fiesta, Lyon estaba con Irán y lo celebramos por todo lo alto con una fiesta que no acabó hasta las tres de la mañana». Algunas de las estrellas del actual Team Melli, como le conocen los iraníes a su selección, tenían 3 años en aquellos días, pero tras el breve paréntesis abierto por el acuerdo nuclear firmado por Barack Obama, vuelven a ser los grandes enemigos políticos de la nueva América de Donald Trump. En el Mundial de Rusia, sin embargo, el bombo les ha juntado en el grupo B con España, Portugal y Marruecos.

«Cuando empieza el partido la política queda a un lado», piensa Panahi, que tiene grandes esperanzas en que Irán de la sorpresa después de su brillante fase de clasificación, que ha elevado al combinado persa al puesto número uno del ranking asiático de FIFA. Desde 1996 dirige una página web sobre el equipo nacional no vinculada a la federación, que recoge de forma exhaustiva y en inglés todos los pormenores que rodean a un equipo dirigido por Carlos Queiroz, ex del Manchester United y Real Madrid que llegó a la república islámica en 2011 y que ha logrado llevar a la escuadra nacional a su segundo mundial consecutivo, algo que no había ocurrido nunca. «Su éxito en el campo es lo que le protege ya que es un profesional con una complicada relación con las autoridades deportivas del país y con los entrenadores de los principales equipos de la liga. Siempre se queja de que los jugadores iraníes que juegan en Irán no son competitivos y creo que tiene razón», apunta Panahi.

Las iraníes animarán al equipo

Josu Sesma entiende perfectamente a Queiroz y conoce bien a su equipo técnico, porque han compartido hotel durante largas temporadas en Teherán. Este preparador físico navarro ha sido la mano derecha de Javad Nekounam, ex capitán de la selección y «embajador» del fútbol iraní en la Liga BBVA tras su paso por Osasuna, en dos equipos distintos de la liga nacional de Irán. «Con el primero llegamos a la final del Copa y al segundo lo ascendimos a primera división… ha sido un reto complicado porque aquello no tiene nada que ver con el fútbol europeo, el futbolista iraní cuida poco la alimentación y el descanso, los campos e instalaciones tampoco están a la altura... Podrían ser una potencia porque tienen jugadores con grandes capacidades y lo dan todo en el campo, pero les falta gente dedicada a la formación», apunta Sesma, que tiene la cabeza en Irán, pero el corazón en un Osasuna al que dedicó veinte años de su vida.

El fútbol iraní ha traspasado más fronteras por la prohibición que pesa sobre las mujeres en la república islámica de asistir al campo que por sus logros deportivos. En Rusia no habrá este problema y las iraníes podrán animar a sus jugadores en directo. El éxito del Team Melli pasa por las botas de la legión extranjera, los futbolistas que juegan fuera de Irán, especialmente el tridente en la delantera formado por Alireza Jahanbakhsh, Karim Ansarifard y Sardar Azmoun. Estos tres jugadores han superado sin problemas a las defensas de Omán, Guam, Turkmenistán e India, países a los que Irán ha superado con claridad en la fase de clasificación, la duda está en conocer su rendimiento contra escuadras de más nivel como la española o portuguesa.

«Son peligrosos a balón parado y en el juego aéreo y España no puede descuidarse porque son futbolistas que pelean cada balón. Queiroz ha logrado prepararles bien desde el punto de vista táctico y gracias al papel de sus delanteros no es el típico equipo asiático que defiende bien, pero luego llega arriba y no sabe qué hacer con el balón», apunta el preparador navarro, que tiene también palabras sobre una afición iraní que «s muy apasionada, el fútbol es para muchos su único ocio y sueltan toda la adrenalina».

Majaeed Panahi tiene marcado el 21 de junio en su calendario. Felicitará a su hija y seguro que recuerda aquellos instantes de gloria en Lyon en 1998. En esta ocasión no podrá viajar a Rusia por motivos laborales, pero sueña con que se repita la gesta de Lyon y el Team Melli «logre pasar la primera fase». En el fútbol, a diferencia de la política, las decisiones de Trump, cuyas sanciones prohibirán a Nike enviar botas a los futbolistas iraníes, no podrán parar al tridente atómico que forman Jahanbakhsh, Ansarifard y Azmoun.