Rusia 2018Essam el Hadary, el abuelo de los Mundiales

El portero egipcio se convertirá, con 45 años, en el jugador de más edad en disputar un Mundial

Corresponsal en El CairoActualizado:

La noche del domingo «los faraones» egipcios se aseguraron billete, tras una ausencia de 28 años, a la próxima Copa del Mundo tras una agónica pero esperanzadora carrera por la clasificación en la que el talento egipcio fue liderado por el delantero del Liverpool Mohamed Salah y el guardameta Essam el Hadary. Este último cumplirá en enero 45 años y puede convertirse en el jugador de mayor edad en disputar una cita mundialista si el técnico argentino Héctor Cúper le renueva su confianza próximo año en Rusia.

En un partido en el que Egipto tomó la delantera, El Hadary encajó un solo gol firmado por el congolés Arnoldo Bouka en el minuto 86 que trajo el empate e hizo contener el aliento a los más de 80.000 egipcios congregados en el estadio El Borg El Arab de Alejandría. Un segundo gol de Salah en el minuto 94, de penalti y a tan sólo 30 segundos del final del tiempo de descuento, colocó a Egipto como líder del grupo E en la clasificación de la CAF, por delante de Uganda, Ghana y Congo.

155 internacionalidades

Como el más veterano de un equipo donde el jugador más joven tiene edad de ser su hijo, para El Hadary la victoria ha sido especialmente dulce: tras más de 21 años desde su debut internacional con la selección egipcia y con 155 citas internacionales a sus espaldas, Rusia 2018 será su primera participación en una Copa del Mundo. Y, con 45 años que cumplirá el próximo enero, probablemente su última oportunidad.

«He hecho de casi todo en mi carrera futbolística. He ganado 37 trofeos y he disfrutado momentos tan notables como la victoria de Egipto frente a Italia en la Copa Confederaciones de 2009. Lo único que me falta es la participación en un Mundial», ha señalado en varias ocasiones.

En Rusia 2018 El Hadary se convertirá en el más veterano en disputar un Mundial, superando al colombiano Faryd Mondragón, que ostenta el récord con 43 años y 3 días cuando se disputó el Japón-Colombia en Brasil 2014. «Siempre he estado lleno de determinación y he persistido en seguir jugando; esta es mi carrera. Ya durante mi tiempo en Al Ahly Ahmed Nagi me dijo que yo pararía de jugar tan solo después de cumplir los 50», confía el guardameta que juega ahora en el club saudí Al Tawon.

Último vestigio de una generación dorada para el fútbol egipcio, que cuenta en su haber con siete Copas de África, Essam El Hadary no era sin embargo la primera opción para el combinado árabe del seleccionador argentino recalado en El Cairo Hector Cúper. Tercer guardameta titular, El Hadary se hizo con la portería tras la lesión de los dos primeros y más jóvenes convocados para la última Copa África. Desde ese partido contra Mali, en el que volvió a encandilar los corazones de la afición egipcia, El Hadary justificó su «resurrección» futbolística manteniendo imbatida la portería hasta la semifinal contra Burkina Faso, cuando salvó dos agónicos penaltis. No lograron, sin embargo, superar la «maldición» de Cúper, y cayeron en la final contra Camerún.