Los jugadores de la UD San Sebastián de los Reyes celebran la victoria
Los jugadores de la UD San Sebastián de los Reyes celebran la victoria
Segunda B

Adarve - UD San Sebastián de los Reyes, el final más emocionante visto en un partido de Segunda B

El guardameta suplente del conjunto visitante se convertía en protagonista del derbi madrileño

Actualizado:

El partido entre el Unión Adarve y la UD San Sebastián, del Grupo I de Segunda B, ha tenido este domingo un emocionantísimo final en el que el portero visitante, el escocés Jack Ruddy, se ha convertido en protagonista. Con 1-2 a favor de su equipo y ya en el último minuto del tiempo de prolongación, el meta cometía un penalti infantil, pero enmendaba su error deteniendo el lanzamiento.

Al Unión Adarve, que está luchando por la permanencia en la categoría de bronce, se le ha escapado la oportunidad de puntuar ante un rival que pelea por meterse en los playoff de ascenso. El conjunto del Barrio del Pilar, que jugaba en superioridad por la expulsión de Irureta, el meta del cuadro sansero, se ponía por delante en el marcador en el inicio del segundo tiempo con un tanto de Adighibe (minuto 46), pero los visitantes daban la vuelta al encuentro en un final de película con Jack Ruddy, su portero suplente, como protagonista.

En el minuto 85, Christian Perales establecía la igualada y tres después su compañero Fran Carnicer, con un lanzamiento de falta, ponía por delante a la UD San Sebastián de los Reyes. Cuando los visitantes acariciaban el triunfo, Ruddy cometía un ingenuo penalti. El escocés no se percataba de la presencia de un jugador rival y ponía el balón en la hierba del estadio García de la Mata para lanzar en largo sin percatarse de que a su espalda se encontraba un rival, que le robaba la pelota. En su intento por recuperarla, el meta derribaba al futbolista del Adarve y el árbitro señalaba los once metros.

Jack Ruddy, meta de 21 años que llegó en febrero cedido por el Wolverhampton después de comenzar la temporada en el Jumilla (Grupo IV de Segunda B), desviaba el balón en el lanzamiento del penalti y el árbitro señalaba el final del partido. El guardameta celebraba su acierto y sus compañeros corrían a felicitar al protagonista de uno de los finales más emocionantes que se recuerdan en la división de bronce.