Imagen del Cádiz CF-Elche de ida..
Imagen del Cádiz CF-Elche de ida..
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF 0-0 Elche CF

Los amarillos lo intentan todo pero no encuentran la recompensa del gol en un partido marcado, una vez más, por las ausencias amarillas
Por  12:59 h.

La ambición de Cervera

Una de las razones esgrimidas por el presidente del Cádiz CF Manuel Vizcaíno para la renovación de Álvaro Cervera es que quería ver esta temporada algo más de ambición por parte del equipo amarillo de cara a aspirar a cotas mucho más importantes que los famosos 50 puntos. Y si ese razonamiento se plasma en la realidad, el dirigente cadista tiene motivos ya de sobra para renovar al capitán del barco viendo partidos como el de este pasado domingo ante el Elche.

Porque aunque el Cádiz CF no logró la victoria, demostró desde el minuto uno que quería ganar y que quería darle una alegría a su afición. Siempre intentando no desguarecer su área y sin perder las señas de identidad, si por algo novedoso destaca este equipo es que cuando hay que tener la pelota y cercar el área rival lo hace. Ya dependerá de la fortuna que el balón quiera o no entrar.

Un Cádiz CF repleto de bajas pero que no perdió su espíritu ante un rival que demostró el porqué de su buen momento.

1. Un once casi de gala y lastrado

Volvían jugadores importantes al once titular de un Cádiz CF que acumulaba hasta ocho jugadores por lesión o sanción ausentes de cara al encuentro ante el Elche. Futbolistas claves en el buen momento amarillo como Cala o José Mari eran las principales ausencias del equipo inicial amarillo que aun así volvía a contar con las caras de Salvi y Perea.

Ninguno de los dos estaba al 100%, sobre todo el sanluqueño que hace de la velocidad y la explosividad su mayor virtud. Aunque Perea tampoco lo estaba tras un buen tiempo ausente, volvió a ser el jugador más desequilibrante de los amarillos generando peligro y siendo muy vertical cada vez que tenía la pelota cerca del área. Edu Ramos y Sergio González eran las otras novedades. Cierto es que ninguno de los dos estuvo a su mejor nivel pero ni mucho menos desentonaron en una primera parte de mucho respeto por parte de los dos equipos y muy poco peligro en las áreas, salvo el lanzamiento al larguero de Perea.

2. Segunda parte amarilla

Tras un primer tiempo de tanteo, el dominio cadista se traducía en llegadas tras el descanso. Los de Cervera lo intentaban por activa y por pasiva sin tener la suerte de otras tardes. Incansable labor de un Choco Lozano que bregó y tuvo ocasiones para marcar, al igual que un Alberto Perea que fue un quebradero de cabeza para los defensores.

El dominio local era incansable ante un Elche bien resguardado atrás pero que cuando salía lo hacía con muchísimo peligro. ¿Les suena? Los de Pacheta tenían bien tomada la medida a un líder al que no iban a conceder prácticamente nada y ante el que no iban a arriesgar un ápice en la salida de balón. Cervera movía el banquillo y daba entrada a Caye Quintana y Javi Navarro, poco más ofensivo había en el banquillo para intentar desnivelar el resultado.

3. Pelea hasta el final

El Cádiz CF quería, Cervera lo ponía todo sobre el césped, y el guión del partido seguía siendo el mismo. Dominio con balón, dominio posicional y llegadas amarillas ante un Elche que tenía el gol con un mano a mano de Andoni López. Perea tuvo la última ocasión para poner el gol pero el empate se convertía en el único botín de un equipo que disputó un choque en el que a pesar de todo también pudo perder.

Como decía Cervera tras el encuentro, “con menos bajas y jugando así daremos mucha guerra”, y a eso se aferra un Cádiz CF que ha bajado su ritmo de producción de puntos pero que sigue líder por méritos propios. Que no suenen las alarmas que este equipo sigue a toda mecha.