Desencuentro. Álvaro Cervera y Manuel Vizcaíno sujetan el ramo de flores ofrecido por el Cádiz a la patrona el pasado verano.
Desencuentro. Álvaro Cervera y Manuel Vizcaíno sujetan el ramo de flores ofrecido por el Cádiz a la patrona el pasado verano.

Cádiz CF

Una primera oferta a la basura

Álvaro Cervera rechaza el primer ofrecimiento del Cádiz CF para renovarlo

Por  8:00 h.

Estaba cantado, pero no por ello deja de ser interesante por su impacto. Es de sobra conocido que el club que preside Manuel Vizcaíno ya ha comenzado a contactar con los representantes de Álvaro Cervera para darle forma a una renovación que muy pocos o nadie entendería que no se produjera más pronto que tarde.

No hay que olvidar que el entrenador del Cádiz CF cumple contrato el próximo mes de junio y podría comenzar a negociar desde enero con otros clubes, algo que no hará ya que, según sus propias palabras, el primer interesado en seguir defendiendo los intereses del cuadro amarillo es él.

Sin embargo, esto no quiere decir que Cervera vaya a aceptar el primer contrato que le presenten en una negociación que se presenta complicada y que muchos creen que se dilatará en el tiempo. No es para menos. La relación entre el presidente y el entrenador no pasa de ser cordial mientras que resulta prácticamente inexistente la que Cervera mantiene con el director deportivo, Óscar Arias, que hace ya un tiempo restó importancia al hecho de que el técnico que ha conseguido los últimos éxitos para la entidad pudiese comenzar a negociar con otros clubes en el presente mes de enero.

Así las cosas, frías, el primer acercamiento entre ambas partes ha resultado de lo más distante. Tan lejos están las posturas de encontrarse en este primer contacto que Cervera incluso ha llegado a molestarse por la primera oferta de renovación que le han hecho llegar. Como no puede ser de otra manera, no la ha aceptado y por lo que se puede pensar, será la primera de otras que seguramente no acepte dado el bajo escalón por el que ha comenzado a negociar Manuel Vizcaíno.

De llegarse a una renovación, sería el tercer contrato que Álvaro Cervera firmase con la entidad a la que llegó faltando cuatro jornadas de la liga regular de la temporada 2015/16, la que acabó con el sorprendente ascenso a Segunda en el Rico Pérez tras superar unos ‘play off’ de ensueño y de ascenso.

El primero de los contratos se renovó directamente una vez conseguido el ascenso a Segunda con el que Cervera ligó una temporada más. Ya en el mes de octubre de 2017, y con el equipo inmerso en una etapa de malos resultados, el Cádiz CF, en la persona del entonces consejero delegado y responsable deportivo Quique Pina, renovaba al entrenador hasta junio de 2020, mes que se acerca en el calendario sin que Óscar Arias lo prolongue en el tiempo ante los nervios lógicos de una afición que tiene razones de sobra para idolatrar a un entrenador que va camino de volver a hacer historia, la más grande que, sin duda, sería un segundo ascenso, este a Primera División, para terminar de cerrar un ciclo que comenzó con una triste derrota en casa ante el Mérida en Segunda B y en el Ramón de Carranza. Quién lo diría…

Y si hace dos campañas Juan Carlos Cordero, entonces director deportivo del Cádiz CF, fortalecía la figura de un entrenador contra las cuerdas por los malos resultados con una renovación de dos años, en la actualidad Óscar Arias se resiste a hacerlo pese a que no sea él quien lleve precisamente la voz cantante en este asunto.

Pues bien, cualquier negociación contiene unos tiras y afloja pero el primero de ellos no le ha salido muy bien al club, que ha presentado una oferta al alta a un entrenador considerado ya TOP en la categoría y al que solamente se le habría incrementado el sueldo en unos 30.000 euros. Una cifra que no solo no ha aceptado Cervera sino que incluso le ha hecho sentirse algo ofendido por la falta de consideración.

Obviamente, esto no deja de ser un primer movimiento más o menos lógico de un club que, como en todo acuerdo que se precia en una primera toma de contacto, no debe comenzar a tirar la casa por la ventana. No obstante, no resulta muy aconsejable tirar de la cuerda cuando ya de por sí la relación es más que tensa entre una parte y otra.

La irritación de Cervera es hasta cierto punto lógica. Al conocer la primera cantidad que se le ofrecía una de las cosas que se le pudo venir a la mente fue la filosofía que tenía Johan Cruyff en el FC Barcelona y por la que pensaba que ningún jugador (por mucho que hubiera Romarios, Laudrups, Koemans y demás) podía cobrar una peseta más de lo que él ganaba, que no era mucho para tratarse del entrenador que fue.

Pues bien, en el caso del actual entrenador del Cádiz CF le están pasando por la derecha porque hay hasta seis futbolistas de su plantilla que ganan más que él. Y es que al estar encima de varias negociaciones de este pasado mercado de verano sabe que por ejemplo Iván Alejo o el Choco Lozano, dos jugadores que pidió él, se establecen en la parte noble de un vestuario en los que los Jurado, Sergio Sánchez, Nano Mesa y Álex Fernández destacan también como los jugadores mejor pagados de un plantel que sin duda está respondiendo a las expectativas.

Dicho eso, a cualquiera que se le diga que Cervera no solo no es el que más cobra de una plantilla que funciona gracias a él, sino que está a la sombra de media docena de jugadores y a la par que otros muchos se llevaría una gran sorpresa.