Gabriele de Bono, con Alessandro Gaucci y Enrique Zarza, en una imagen de archivo.
Gabriele de Bono, con Alessandro Gaucci y Enrique Zarza, en una imagen de archivo.

Cádiz CF

A Sinergy se le pasa el arroz

Un auto del Juzgado de Instrucción nª 3 de Cádiz considera que las causas del grupo inversor han prescrito

Por  11:24 h.

El tiempo ha podido con Sinergy. Y eso, por suerte o por desgracia, es lo mejor que le puede venir al Cádiz CF, una entidad saneada sin los italianos pese a que la justicia le diera la razón cada cierto tiempo. Sin embargo, eso de la justicia tiene su tiempo y con ese tiempo se ha jugado tanto que la sociedad con sede en Bristol y representada por el abogado Enrique Zarza, un predicador en el desierto, se ha quedado sin ganancias a pesar de los autos, sentencias y demás que han ganado desde que comenzó la batalla el abogado granadino contratado por Alessandro Gaucci a instancias de Gabriele de Bono, ese señor que solía llevar un maletín repleto de vacío porque dinero dejaron claro que apenas traían una vez le endiñaron el precio que Muñoz le puso al Cádiz CF para traspasarlo de manos justo después de no conseguirse el ascenso ante el Lugo.

Pues bien, la historia de Sinergy, aunque no lo parezca, parece tener las horas contadas después de que el Juzzgado de Instrucción número 3 de Cádiz haya archivado una querella presentada por la mercantil Sinergy HG Limited el 18 de enero de 2019 tras haber prescrito los hechos presuntamente delictivos denunciados en la misma.

Sinergy se personó en esta querella contra una ristra de nombres que han formado parte de la historia reciente del Cádiz CF: Así, Zarza emprendió medidas legales contra Antonio Muñoz Vera, la mercantil Muñoz Vera e Hijos SL, la mercantil Locos por el Balón SL, Manuel Vizcaíno Fernández, Jorge Narciso Cobo García, Martín José García Marichal, Enrique Pina Campuzano, la mercantil Calambur Intermediaciones, Alfonso David Buitrago García y la mercantil ADGB Sport SL.A juicio de la magistrada Rosa María García Jover los delitos que han prescrito tras el paso de cinco años son: por alteración del precio de la subasta pública de las acciones de Cádiz CF, por fraude o estafa al Consejo Superior de Deportes (CSD), por falsedad documental, por estafa procesal, por delito continuado de desobediencia judicial o desacato judicial y por delito de ‘Grupo criminal’.

El presunto delito de alteración del precio de la subasta, según el auto firmado por la jueza, “se cometió el 3 de diciembre de 2013 habiendo transcurrido el plazo que señala la ley, lo mismo que la falsedad documental realizada en 2013, no siendo competente este Juzgado para conocer de la presentación de certificados falsos realizada ante el Consejo Superior de Deportes, cuya sede se encuentra en Madrid, y en relación a la desobediencia la misma se ha dejado sin efecto por el propio Juzgado de lo Mercantil”.

El auto ha caído como un jarro de agua fría en la defensa de Sinergy, si bien es cierto, Enrique Zarza piensa seguir presentando batalla en un contencioso al que, augura, le queda mucho tiempo por delante.