A la izquierda de Álvaro Cervera, el fisioterapeuta Jesús Moran; a su derecha, el readaptador físico José Luis Costa.
A la izquierda de Álvaro Cervera, el fisioterapeuta Jesús Moran; a su derecha, el readaptador físico José Luis Costa.

Cádiz CF

Primeros palos en la rueda de Cervera

El Cádiz CF quiere prescindir de uno de los hombres de confianza de Cervera, el readaptador físico José Luis Costa

Por  21:00 h.

Cualquiera que esté al cabo de la calle de la situación entre el presidente del Cádiz CF y su entrenador ya sabe que se avecina un verano complicado. La continuidad de Cervera, forzada por la renovación hasta 2020 que firmó el entonces director deportivo Juan Carlos Cordero, es un hecho pero cada vez son más los que no se lo creerán del todo hasta que no vean al técnico del ascenso en Alicante sentado en el banquillo del Cádiz CF en la primera jornada de Liga. Y para eso aún queda mucha leña por cortar.

El caso es que la mala relación con el presidente, unida a la falta de sintonía con la directiva en lo deportivo y en lo físico, hacen que en estos momentos el club sea una olla a presión a punto de explotar en el umbral de una pretemporada que se presenta tan complicada como tensa en todas y cada una de las decisiones que se tomen de aquí en adelante.

La última ha sido una decisión que –según fuentes cercanas al club– parece estar tomada y es la no continuidad de un hombre de la casa como el readaptador físico José Luis Costa, un fisioterapeuta que se ha ganado año tras año, con su trabajo y dedicación, la total confianza de Álvaro Cervera, que ya en el pasado mes de enero rompió una lanza a su favor tras la marcha del entonces preparador físico Carli Galindo y el amago de contratación de Pepe Conde.

En aquella ocasión, Cervera prefirió cederle la preparacion física a Costa y solucionar el problema de la marcha de Galindo «con gente de la casa», pero eso dejaba vacío el área de la recuperación de los lesionados por lo que el club aceleró la maquinaria para firmar a Miguel Ángel Campos, que desde mediados de enero es el ‘profe’ de la primera plantilla amarilla.

Así siguieron las cosas hasta que ha llegado el final de temporada y así deberían seguir. Eso, al menos, a juicio de Álvaro Cervera, que se encuentra muy cómodo y satisfecho con el rendimiento de su actual ‘staff’ técnico. No obstante, las cosas pueden cambiar. Para empezar, hay que esperar a saber si Campos seguirá al frente ya que cumple contrato y de momento ni se ha confirmado su continuidad ni lo contrario.

El que con muchas probabilidades no seguirá será José Luis Costa, que ya en enero negoció con el club una revisión de su contrato debido a la mayor responsabilidad que pasaría a tener tras la salida de Galindol, aunque finalmente no se llegó a efecto debido a la entrada del anteriormente mencionado Miguel Ángel Campos.

Y es aquí donde ya ha surgido un primer roce que hace presagiar futuros que se seguirán sucediendo en el caso de que el club vaya tomando decisiones sin consultarlas con su entrenador. Sin ir más lejos, Cervera ha interrumpido sus vacaciones en Valencia para presentarse en El Rosal y reunirse con el director deportivo, al que le ha expresado su malestar por los derroteros que ha comenzado a llevar la dirección deportiva pese a que en la decisión también ha tomado parte, como es lógico, el responsable del equipo médico del club, Salvador Castillo.

Más allá la compleja situación por la que atraviesa el readaptador físico José Luis Costa, lo que se desprende de todo este asunto es la desconexión entre los gestores del club y su entrenador, que ya se teme que el marcado de fichajes se desarrolle bajo la misma óptica de lejanía que en estos momentos lo distancian de un presidente que seguirá tomando decisiones al margen de la voz de un entrenador que no tendrá todo el voto que él desearía tener.