Marcos Mauro y Álex Fernández en un entrenamiento.
Marcos Mauro y Álex Fernández en un entrenamiento.

Cádiz CF

Paciencia y confianza con el método

«Quedando diez jornadas no te vas a poner a cambiar la forma de jugar», dice Álex Fernández

Por  19:16 h.

El equipo ha llegado este pasado lunes a la ciudad deportiva después de tres días de descanso que ha debido servir para recargar pilas, desconectar y llegar al trabajo con la mente puesta en los diez últimos y determinantes encuentro que esperan al Cádiz CF en este apasionante final de Liga que este lunez comienza en Carranza con la visita del Zaragoza.

Y después de tanta calma, qué menos que un poco de ajetreo. Como el que ha tenido Álex Fernández, al que ayer le esperó doble sesión de trabajo. Primero en la ciudad deportiva y un poco más tarde en la tertulia que Canal Sur realiza todos los lunes en la cafetería de El Corte Inglés, donde el jugador madrileño departió con los diferentes contertulios sobre los temas que más interesan a la parroquia amarilla.

Álex Fernández, que desde que renovó con el Cádiz CF no ha sido de la partida de Cervera salvo en contadas excepciones que le ha tocado suplir a un compañero, no cree que el equipo deba a estas alturas de la película cambiar de forma de jugar. Sería un disparate. Y lo dice un centrocampista que no es precisamente torpe con el balón en los pies al igual que tampoco peca de torpeza cuando le llega la hora de pensar. Y es que se ha visto y comprobado que, guste más o menos, este Cádiz CF debe jugar como lo lleva haciendo desde que Cervera llegó al banquillo.

Y de la misma opinión es Álex. «Quedando 10 jornadas no te vas a poner a cambiar la forma de jugar, sería absurdo. El equipo puede mejorar con el balón cuando el rival se encierra porque ya nos conocen», comenzó diciendo ahora que el equipo lleva tres jornadas sin ganar y vuelven a aparecer esas lagunas en la elaboración de jugadas de ataque.

Por supuesto, que algo hay que hacer, pero el problema no es la forma de jugar con la que tanto se ha conseguido. «Hay que dar una vuelta de tuercas a esas situaciones. El míster es muy insistente en lo bueno que tenemos y los jugadores más creativos deben asumir la responsabilidad y pedir la pelota. Ahí se les tiene que ver», argumenta llenándose de responsabilidad una vez más. Y es que el propio Álex, junto a Aketxe, que también es suplente, son los máximos exponentes de un juego que Cervera ha intentado varias veces aunque casi siempre acaba regresando al origen de todo.

Descansados como están, el madrileño espera que estos días libres vengan bien al equipo para reponerse de los úlitmos decepcionantes resultados. «Estos días libres nos han venido muy bien para descansar porque además veníamos de malos resultados».

Es consciente que ahora misma no entra en los planes de su entrenador, pero confía en que de aquí al final de Liga la cosa cambie. «Necesitamos de todos los jugadores, es muy bueno que haya tanta competencia porque el que se duerme lo más mínimo no sólo se queda fuera del once, sino también de la convocatoria», asegura aceptando su papel actual pese a haber sido indiscutible en fases de la Liga.

El ascenso se ha convertido de buenas a primeras en el objetivo del club una vez que la permanencia ya se ha conseguido. Pero ya se sabe que antes que el ascenso, lo normal es que el equipo intentase una plaza para el ‘play off’ que la afición persigue desde que la temporada pasada se quedase con el caramelo en la boca. Por todo ello, Cervera ha expresado en multitud de ocasiones que al vestuario no le viene bien esta exigencia de golpe y porrazo. Ante esto, Álex cree que los futbolistas deben mantenerse al margen de ello. «No tenemos ninguna presión, pero responsabilidad mucho. Todos queremos ascender, es una tontería pensar que algún jugador no quiere ascender. Firmé mi renovación porque quiero jugar en Primera, el club está siendo ambicioso y todos habríamos firmado estar sextos a diez partidos para el final».

Detrás de Manu Vallejo, Álex Fernández es el segundo máximo goleador de un equipo que se reparte los goles. Para el centrocampista madrileño esta dinámica del equipo es buena porque «nos estamos repartiendo los goles. Al final nos da igual quién los mete. Por la manera de jugar se le exige más en el trabajo al delantero en el Cádiz CF que en otros equipos. El que más está jugando es Lekic y aporta una barbaridad aunque no marque».

Álex ha sufrido en su propia piel la dureza de una categoría como la Segunda. De hecho, conoce lo que es desceder a Segunda B con el Elche con una plantilla hecha para luchar por el ascenso. De ahí que piense que «la Segunda se está poniendo increíble de jugadorazos, el nivel está subiendo mucho. Ahora diez equipos pueden ascender a Primera perfectamente. En cuanto ganas tres o cuatro seguidos, te enganchas», analiza el cadista.

Al de Alcalá de Henares puede que le esté pasando factura su polivalencia ya que se le ha visto tapar huecos de compañeros que han sido baja como en la banda derecha, en la mediapunta o en el centro del campo. Él tiene claroq eu la de «mediocentro siempre fue mi posición. Estoy a gusto con Edu, con Garrido, con José Mari… La idea del míster es darme más libertad para crear y también estoy a gusto de mediapunta porque me gusta llegar al área», concluía.