El Pacha Espino es titular indiscutible.
El Pacha Espino es titular indiscutible.

Cádiz CF

Pacha Espino: “El ritmo que hay en la Copa Libertadores es muy parecido al de Segunda”

El uruguayo se evade del confinamiento un poco para recordar junto a su afición su evolución en el Cádiz CF y sus gustos personales

Por  19:43 h.

Este lunes le ha tocado al Pacha Espino ‘encerrarse’ con los aficionados cadistas en las charlas virtuales que el departamento de comunicación del Cádiz CF lleva celebrando para que sus jugadores estén en contacto con una afición que pese a la cuarentena debe estar ilusionada con el ascenso.

El jugador uruaguayo comenzó informando de cómo se está llevando en su país la crisis sanitaria. “En Uruguay se está tranquilo, como en la primera etapa de aquí pero sabiendo lo que ha pasado en España se está controlando la situación”.

Como charrúa, es un amante del mate, al que le da “por la mañana y por la tarde. Y siempre amargo, más que suave”, dice el lateral, que fue preguntado por si prefiere marcar a un extremo hábil o a uno rápido. “Lo prefiero rápido porque se me da mejor al tener mis características”.

Al Pacha le preguntaron por sus gustos culinarios gaditanos. Y más allá de los asados de su país, se decanta antes por los chocos fritos que por el cazón adobado. Eso sí, los caracoles no.

Y de los gustos en la gastronomía, a la música. Y si por él, lo que le gusta son “las murgas, más que las chirigotas, la cumbia y el ‘regeeton’ aunque escucho un poco de todo”, dice.

Agradece en todo momento haber caído en el equipo en el que lo ha hecho. “Lo que más me impresionó es la calidad de gente que hay en el club, que es muy linda. Y también el estadio con su gente, que es muy parecida a la de Uruguay, todo el tiempo alentando al equipo”, recuerda de sus primeros días en el club gaditano.

Su mejor recuerdo de amarillo lo tiene claro: “Mi gol contra el Almería”. Y bromea con lo que pensó nada más marcar. “Lo primero que pensé fue que salvé a mi amigo Marcos Mauro (que había dejado al equipo con uno menos) (risas). No, en serio, fue muy lindo porque era en el descuento, servía para ponernos primeros y daba mucha felicidad”.

Eso sí, sus inicios en el Cádiz CF no fueron nada fácil tal y como admite siempre que es preguntado. “Fue un desastre porque cuando llegué estaba mal de ritmo y sin haber hecho la pretemporada porque estaba sin equipo. Fue mal el inicio esa pero ahora está siendo muy bueno”. Y en cuanto a su adaptación y a la de su familia no duda que “ningún cambio es fácil. Además, nosotros nunca habíamos salido de Uruguay, pero con el cariño de la gente de aquí se hizo más llevadera”. Y agradece la paciencia que recibió. “Me han sabido esperar para que hoy pueda estar como estoy”.

Se le nota al Pacha ser una persona cercana, amable y que se lleva bien con todo el mundo. En el campo dice que conecta mejor con los que le toca jugar al lado en defensa y también en ataque no duda en buscar a “a Álex y Perea, que al final son a los que se la tengo que dar para que hagan las cosas que yo no puedo”. Y en cuanto a las relaciones personales enumera muchísimos de sus compañeros para confirmar que “el grupo es muy lindo; eso es lo que bueno que tiene este club”, reconoce.

 

Repitió varias veces que el jugador al que más idolatra es a su compatriota Martín Cáceres. De la misma forma que el apodo del Pacha le viene de un entrenador que tuvo en Miramar y que le llamaba así porque se parecía a un futbolista con el mismo mote. Precisamente, en ese equipo coincidió con un sobrino de Víctor Espárrago, lo que hizo que conociera al que fue entrenador del Cádiz CF. “Le tengo un enorme respeto porque es una gloria nacional al igual que lo es aquí”.

Aunque no le harías ascos a retirarse en el Cádiz CF “porque ha sido el equipo que me ha abierto las puertas de Europa”, no esconde que su ilusión es hacerlo en Nacional de Montevideo por ser su equipo “desde niño”. Precisamente, no olvida cuando los hinchas del Nacional clamaban su nombre tal y como Carranza corea ‘Uru-gua-yo”. “Con ambos cánticos se me eriza la piel”, comenta.

Aunque ahora su rutina no pasa de levantarse temprano, disfrutar de la familia, hacer los ejercicios físicos de la tabla y cuando está aburrido hacer la cama y limpiar y algo de ‘play’, sueña con el día que vuelva “a la playa a tomar mate tranquilamente”. Y es que al Pacha le encanta Cádiz “sus playas, su clima, que nunca hace frío”.

Fue preguntado por un rival al que haya tenido que marcar que le sorprendiese gratamente. Y aunque destacó “la cantidad de jugadores de calidad que hay en Segunda”, se queda “con el zurdito del Huesca, Sergio Gómez“.

Tiene cierta famita en su afición, desde el cariño, de ser un jugador leñero. Y en el mismo tono de guasa le preguntaron sobre qué compañero se ceba más. “Tengo a Iván Alejo cerca y cuando estoy aburrido le doy un par de pataditas”.

Una cuestión a la que se suelen enfrentar muchos sudamericanos cuando juegan en Europa es acerca del ritmo de una competición y otra. Y aquí, el Pacha es contundente. “El ritmo que hay en Europa no lo hay al menos en la liga uruguaya. La Copa Libertadores es muy parecida al ritmo que hay en Segunda. No sé en otros países pero sí he jugado la Libertadores y puedo decir que la intensidad es muy parecida”.

Sobre su llegada al Cádiz CF aporta que se encontraba sin equipo y “esperando oportunidades”. Hasta que llegó lo que buscaba no sin antes decir ‘no’ a varias opciones. “Rechacé algunas ofertas de Argentina porque quería venir a Europa para dar un salto en mi carrera”. Antes de jugar en España, ya veía mucho fútbol europeo.  “Me gusta ver mucho fútbol. La liga si la veía pero la Segunda no la pasaban en Uruguay. También me gusta mucho la Premier y algo del fútbol italiano para ver a muchos uruguayos que juegan allí”.

Siendo como es lateral puede hablar muy bien sobre el compañero que es más rápido del equipo. Destaca a dos. Salvi es muy rápido e Ivan alejo parece que no pero también lo es rápido”.

A pesar de su gol en el Juegos Mediterráneos, a Espino se le quedó marcado como su mejor partido con el Cádiz CF el que hizo en Carranza frente al Girona. Pues que sean muchos más.