Mere no sigue al frente del Cádiz CF B.
Mere no sigue al frente del Cádiz CF B.

CÁDIZ CF

Mere: «No ha sido sencillo tomar esta decisión»

El entrenador señala tras poner fin a su etapa en el Cádiz CF B: «No me voy porque tenga algo atado, lo hago porque busco nuevos estímulos»

Por  7:50 h.

Recién anunciado su adiós al banquillo del Cádiz CF B, Baldomero Hermoso Herrera ‘Mere’ atiende a CANAL AMARILLO para valorar su etapa al frente del filial cadista. Dos años en los que ha conseguido un ascenso a Tercera División a punto ha estado de certificar otro más a Segunda B. Sólo CD Teruel y SD Ejea lo impidieron en el recién finalizado ‘play off’ de ascenso.

Mere, que regresó hace dos veranos a la que fue su casa (en su día fue canterano y jugó en el primer equipo cadista), se va como un señor en su trato con el club, el cuerpo técnico, los jugadores, los medios de comunicación y el cadismo. Lo hace después de tener sobre la mesa una propuesta de continuidad por parte del club del Ramón de Carranza. Era el momento de marcharse. Un adiós que ni mucho menos cierra una puerta.

Meticuloso como pocos y gran conocedor del balompié, el entrenador de El Puerto de Santa María ya dejó su sello en clubes de la provincia gaditana como Puerto Real, Racing Club Portuense, Conil y Algeciras. Precisamente, con los albirrojos ya logró un brillante ascenso a la categoría de bronce.

– Después de dos temporadas exitosas dice adiós al banquillo del Cádiz CF B. Es una decisión meditada y arriesgada, pero al mismo tiempo dolorosa, ¿verdad?

– Así es. Es una decisión muy dolorosa y seguramente arriesgada porque lo fácil era haberme quedado en un sitio en el que estaba muy bien en todos los sentidos. En estos dos años he contado con una excelente plantilla a nivel deportivo y humano, y el grupo de trabajo era estupendo con todos mis compañeros. También sabes que trabajas en el filial de un club como el Cádiz CF, que tiene buenas estructuras y está en la LFP. Además tenía estabilidad laboral, estaba cerca de mi casa, de mi familia, de mi mujer e hijos… Créame que no ha sido nada sencillo tomar esta decisión cuando te plantean continuar y creen en tu trabajo.

– ¿Cuándo toma esa decisión?

– Quería responder al club cuanto antes porque entiendo que es necesario que empiece a organizar el nuevo proyecto. Han sido días intensos porque había que decidir y esa decisión la tomé después del ‘play off’ de ascenso.

– ¿Qué factor desnivela la balanza para tomar esta decisión?

Es una decisión que tomo por sensaciones. En el Cádiz CF me sentía valorado y siempre me han tratado muy bien, pero se trata de buscar estímulos nuevos en mi trayectoria y para los jugadores, más allá de jugar en una u otra categoría. Puede ser una decisión arriesgada pero así lo he decidido.

– ¿Hubiese continuado en Segunda B al frente del Cádiz CF B?

Pues probablemente sí, pero no por ascender de categoría. Lo hubiese aceptado porque tendría estímulos nuevos para mí y para los jugadores. Sería una manera de seguir creciendo todos. Una disposición nueva, rivales nuevos…

– ¿Tiene algo atado? ¿Ya hay nuevo destino?

– A día de hoy no hay nada. No me he ido del Cádiz CF B porque ya lo tenga hecho con otro club. Primero quería dejar cerrado este asunto para que el Cádiz CF pudiese organizar el futuro con el mayor tiempo de acción posible. Había que cerrar un ciclo para iniciar otro cuando toque, no jugar con dos cosas al mismo tiempo. Lo primero era responder al Cádiz CF.

Evidentemente, mi idea es seguir entrenando pero el tiempo irá poniendo todo en su sitio. Estoy abierto a proyectos que me estimulen más allá que dar el salto a una categoría superior. Ahora bien, también sé que a la altura a la que estamos los banquillos están cogidos en su mayoría. No voy a precipitarme.

– Faltó colocar la guinda con el ascenso a la categoría de bronce, pero poco más se puede pedir en estos dos años al frente del filial, ¿no es así?

Es prácticamente imposible mejorar lo que hemos hecho en estos dos años y así es porque el trabajo ha sido sobresaliente. Subimos al equipo a Tercera como campeones de la División de Honor de Andalucía y siendo un recién ascendido hemos quedado campeones del Grupo X de Tercera, una categoría con equipos importantes en todos los sentidos. Sólo nos ha faltado un gol para subir, pero no se le pueden poner peros al trabajo de esta plantilla.

Sólo hemos perdido 4 de los 44 encuentros que hemos disputado en toda la temporada y hemos competido en la Fase de Ascenso a Segunda B hasta el final. Aunque más allá de todo eso me quedo con lo más importante en un filial y es que la formación de los jugadores ha sido sobresaliente. Esta plantilla ha crecido muchísimo en dos temporadas.

– Quizá lo más reconfortante sea ver en un futuro no demasiado lejano que jugadores del filial están en el primer equipo del Cádiz CF…

– No me gusta individualizar porque todos han llevado a cabo un trabajo enorme y han crecido de una manera evidente. Lo que sí puedo asegurar es que hay futbolistas con condiciones y capacidad para participar en el primer equipo y que ya las distancias se han reducido a la hora de dar el salto de categoría. No es fácil, sobre todo con un primer equipo que lleva dos años en LaLiga 123 aspirando al ascenso a Primera, pero seguro que a corto, medio o largo plazo habrá canteranos que tengan su oportunidad y que más allá de tenerla, puedan asentarse. Que no sea sólo una participación puntual. Ya no se percibe como algo tan difícil porque se está llevando a cabo una gran labor en este sentido.

– ¿Qué tiene que pasar para que eso suceda?

– Es un cúmulo de muchos factores. Eso sí, se lo tienen que ganar ellos cuando llegue su momento. Y así debe ser en los entrenamientos y en los partidos del filial. Que demuestren sobre el césped sus condiciones, que son superiores en la categoría en la que militan para que puedan ser llamados por el primer equipo. El primer paso se está dando, pero hay que seguir trabajando.

– ¿Cuál ha sido su mejor momento en el Cádiz CF B en estas dos temporadas? ¿Y el peor?

No he vivido ningún momento negativo en el Cádiz CF B en estas dos temporadas. No los recuerdo. Es cierto que la eliminación ante el Ejea fue dura, pero no lo considero como un momento negativo. Más bien es un momento desagradable que forma parte del juego. Me lo tomo así. La sensación es buena porque el equipo supo competir en unos encuentros tan difíciles. No me voy con mal sabor de boca después de ese ascenso no conseguido. Todo lo contrario. En cambio, momentos buenos hay muchísimos en estos dos años. Es imposible quedarme con uno.

– ¿En qué ha cambiado Mere? ¿Es el mismo el que llegó al que se va?

He experimentado un cambio muy grande. Del Mere que llegó al Mere que se va hay diferencias porque he aprendido mucho aquí. Sabía que entrenar a un filial iba a ser un reto distinto y así ha sido. Tomamos esta experiencia como una probeta y hemos evolucionado muchísimo. Hemos ido probando conceptos en sistemas, estilos, entrenamientos y nos ha ido bastante bien.

– ¿Es diferente entrenar a un filial?

– Pensaba que no habría tanta diferencia entre entrenar a un equipo con jugadores veteranos y hacerlo con un filial, pero la hay. Ha sido diferente y uno se va reforzado con el trabajo que ha realizado.

También pensaba que al dirigir a jugadores de 18, 19 y 20 años podía haber más problemas de disciplina y esos asuntos, pero en absoluto ha sido así. Son jugadores que tienen más capacidad para someterse a los conceptos que pruebas, que toleran de mejor grado esos intentos. No se basan tanto en la clasificación ni en los aspectos económicos, y buscan un crecimiento que es positivo para ellos y para el equipo. Y así también crecen el entrenador y, por ende,el cuerpo técnico.

– En su carta de despedida valoró mucho el papel de Juan Carlos Cordero, el director deportivo del Cádiz CF.

– Sabía que sería un reto y ha sido un privilegio poder trabajar con él. Es una persona muy cualificada con la que te sientas a hablar y él se pone en el mismo plano que tú. Jamás impone su idea alzando la voz y te da tu espacio. Tiene la virtud de los grandes generales: se impone sabiendo escuchar.

De él puedo decir que es un gran profesional del que he aprendido mucho. Además ha estado siempre muy pendiente del filial, desplazándose incluso a ver al equipo a muchos kilómetros como hizo en Ejea de los Caballeros. Allí llegó después de ver al Elche horas antes. Siempre ha estado muy atento al equipo, tanto en los entrenamientos como en los partidos.

– Y también destacó la labor de Raúl López.

– Es una pasada trabajar con él por su dimensión humana. Llevo muchos años conociéndolo. He compartido vestuario con él como compañero, lo tuve como jugador y ahora como ayudante. Tiene una forma de ser muy distinta a la mía y eso hacer que formemos un buen grupo. Transmite cadismo como pocos porque es muy cadista y se le nota.

Seguir trabajando con Raúl López era una razón de peso para continuar, pero la cabeza pudo más que el corazón al tomar esa decisión.

Tanto él como el resto de mi cuerpo técnico (Chamorro, Buyo, Pipi, Jesuli, Álex, Juan Antonio y Adri) han sido muy importantes en esta etapa.

– Mande un mensaje al cadismo.

– Les deseo lo mejor. Se marcha un cadista que siempre desea lo mejor para el club y lo hago muy agradecido por los momentos que he vivido aquí. ¡Viva el Cádiz CF!