Servando habla con Cervera y Navarro en un entrenamiento.
Servando habla con Cervera y Navarro en un entrenamiento.

Cádiz CF

Los capitanes llamaron a Vizcaíno para intentar frenar la destitución de Cordero

El vestuario recibe muy mal la destitución del director deportivo y Cervera no da crédito

Por  20:42 h.

No está el vestuario muy contento con la destitución ya oficial de Juan Carlos Cordero como director deportivo. Sabido es la buena relación que siempre ha mantenido el murciano con todos sus jugadores, así como la mayoría del cuerpo técnico, empezando por el entrenador Álvaro Cervera.

Lo cierto es que el cese de Cordero era ya un secreto a voces dentro de un equipo que viajó el pasado jueves a Palma junto al presidente y el propio Cordero. La tensión era más que evidente y ya en el clásico paseíto que el equipo suele dar por la ciudad donde se juega el partido de turno se pudo ver a Cordero y Vizcaíno separados.

En una instantánea recogida por las cámaras de Canal Sur pudo verse a Vizcaíno muy cercano a uno de lo capitanes, en este caso Servando, con el que el presidente dialogaba paseando y mientras rodeaba con su brazo el cuello del isleño en una imagen que invitaba a la confraternidad.

Pues bien, todo ese buen rollo parece haber saltado por los aires una vez que el vestuario conocía de primera mano que el presidente iba a prescindir de su director deportivo, ya ex. Y es que el vestuario, si bien nunca se ha mojado de manera tajante en la guerra entre Pina y Vizcaíno, sí que puede decirse que comulga más con el murciano que con el sevillano.

Como prueba de ello es que en la tarde de ayer sábado, los capitanes (Servando, Cifuentes y José Mari) telefonearon al presidente para intentar frenar la destitución de Juan Carlos Cordero. Ante esto, Vizcaíno atendió las llamadas pero les argumentó que la decisión estaba tomada y les invitó a seguir confiando en el proyecto que ahora pondrá en manos de Óscar Arias.

Igualmente, el máximo mandatario cadista telefoneó a Cervera para informarle de lo que en breve el club iba a anunciar y a darla un mensaje de tranquilidad a un entrenador que siempre se ha mostrado muy unido al ya exdirector deportivo.

Toda esta situación se asemeja mucho a la última temporada en Segunda B cuando el entonces director deportivo y hermano de Juan Carlos, Jorge Cordero, dimitió de su cargo y días después los capitanes le pidieron que volviese al mismo tiempo que invitaban a reflexionar a un presidente que años después ha vuelto a desposeer al vestuario de su director deportivo favorito.