Liberto tendrá una prueba de fuego este sábado para saber si puede jugar ante el Cádiz CF.
Liberto tendrá una prueba de fuego este sábado para saber si puede jugar ante el Cádiz CF.

CÁDIZ CF

Liberto y Pelegrín, dudas del Elche para el partido ante el Cádiz CF

Los problemas musculares del extremo preocupan a Toril, muy mermado en la zona ofensiva

Por  18:22 h.

El Elche atraviesa un buen momento en su estadio pero el conjunto de Alberto Toril llega algo mermado al duelo con el Cádiz CF. Ya se conocía la ausencia segura de Edu Albacar, capitán y uno de los líderes del vestuario ilicitano, amén de providencial por su golpeo a balón parado y su fortaleza en la banda izquierda.

Sin embargo, podría no ser la única baja de la escuadra levantina. El entrenador reconocía este viernes que Liberto no ha entrenado con normalidad y que es duda para el choque con los amarillos. “Liberto no sabemos si podrá jugar. Tiene un problema muscular y hasta mañana sábado no lo vamos a saber”. Se presenta un gran problema para el técnico, pues no cuenta con un hombre específico de banda debido a la lesión de Pedro. Le harán las últimas pruebas 24 horas antes del choque, y entonces se sabrá si está disponible.

También se encuentra tocado el veterano central Sergio Pelegrín.

“Estamos justitos en la convocatoria, sobre todo en ataque, donde estaremos algo limitados”, reconoce Toril. El nuevo fichaje procedente del Betis, “Fabián, va a entrar porque estamos justos y porque ha entrenado bien. Es un jugador que nos va a dar cosas diferentes. Los cuatro del centro del campo están a muy buen nivel y me lo ponen complicado. Han de saber que cada encuentro requiere unas cosas y lo utilizaremos así. Si lo entienden bien, será bueno para el equipo”.

Una incorporación que debuta y otra que se ha retrasado. “Lo de Borja Valle está cerrado. Pero el Dépor ha tenido un inconveniente con las lesiones de última hora y eso ha parado la operación. En cuanto fichen a algunos jugadores pendientes, vendrá”. Pero este partido se lo pierde. Eso sí, Toril manda un mensaje de confianza. “Al final vamos a jugar con once y tenemos nivel para hacerlo bien”.

Yo confío en Iriondo. Tiene el problema de que cuando llega aquí aparece Edu y está a buen nivel, por lo que pasa a no jugar nada, pero confiamos en él. Ahora es el momento. Le vamos a dar confianza y seguro que lo hará bien”.