Airam y Jona han hablado con medios de Tenerife y Honduras.
Airam y Jona han hablado con medios de Tenerife y Honduras.

CÁDIZ CF

La doble duda de Claudio

En Carranza siempre ha apostado por los dos delanteros, con siete victorias y un empate en Liga, pero tras la derrota ante el Oviedo han surgido dudas

Por  0:00 h.

Claudio Barragán tiene ante sí un enorme dilema: ser fiel a esos principios que le han otorgado la llave del campeonato en la liga regular o cambiar lo que no funcionó en el ‘play off’ con el Oviedo. En concreto, ¿dos delanteros o un mediapunta por detrás del 9? Es el debate futbolístico que ocupa la actualidad cadista, lo que suena en cada barra de bar, en cualquier plaza de la capital, en los trabajos y en la playa.

La solución se sabrá el domingo poco antes del mediodía, cuando los futbolistas salgan a calentar a Carranza para afrontar el decisivo choque con el Hércules. De momento solo se encuentra en la cabeza del técnico gaditano y en la de su ayudante Alfredo Santaelena. Si el de Manises se mantiene en sus trece (o sus once), volverá a apostar por la dupla formada por Airam y Jona, con Kike Márquez y Villar por banda y posiblemente Machado en el banquillo.

No es cuestión únicamente de sensaciones sino también de estadísticas. De los doce encuentros en Carranza con Claudio en el banquillo, ocho se han iniciado con los dos atacantes sobre el tapete (en los otros no fue posible por sanciones o lesiones). En ellos el saldo no puede ser más favorable: 7 victorias y un empate, 21 goles a favor y dos en contra.

Estos números no admitirían dudas… pero la derrota en la vuelta ante el Oviedo cambia la perspectiva. El conjunto carbayón, muy superior a todos los adversarios cadistas del Grupo IV, evidenció las carencias del Cádiz CF de los dos delanteros. Falla la conexión en la medular, el enganche del centro del campo con el ataque; no se genera fútbol, Airam tiene que actuar más retrasado, en una posición donde rinde a menor nivel, y las ocasiones llegan por empuje y no por juego.

Además, se pierde la opción de sacar a un ariete desde el banquillo si el partido necesita mayor mordiente arriba, pues ante el Oviedo, con 0-1, se retiraba del campo al canario para incluir a Machado. El plantel posee tres delanteros (contando a Villar) y la terna sale de inicio. Al equipo amarillo solo le vale la victoria, pero por la mínima, por lo que no contemplan lanzarse a tumba abierta ya que sería un suicidio.

Pero tras las críticas recibidas por su planteamiento en el duelo con los azules, Claudio respondía tajante: «Sacaría el mismo equipo. Yo no he me equivocado, a toro pasado es muy fácil analizar todo y sacar conclusiones». Un espaldarazo más a su 4-4-2.

No obstante, en Alicante realizó tres cambios en el once inicial del domingo anterior, e incluso una modificación en el posicionamiento de Mantecón, que entró en el centro del campo por Espinosa (Prada, Rubio y Machado fueron titulares en lugar de Tomás, Jona y el mencionado Juanma).

Precisamente es en esa demarcación donde radica la segunda duda del entrenador cadista. El acompañante de Garrido sigue sin tener nombre pese a que existen tres alternativas. Juanma, indiscutible durante el curso, sufre un mal momento de juego que le costó el puesto después de la eliminación a manos del Oviedo. Claudio tiró de la experiencia de Mantecón en el Rico Pérez pero el ex del Elche no rinde en su posición natural (curiosamente se ha mantenido mejor en el lateral derecho).

Y Navarrete es quien llega en mejor forma a esta recta final pero juega en contra su edad y su falta de veteranía. La opción más radical sería retrasar a Machado, como ha hecho en situaciones límite, y fortalecer su apuesta por los delanteros, pero además de ser arriesgado nunca se ha puesto en práctica este experimento desde el minuto uno. Toda la semana ha entrenado a puerta cerrada y Claudio no es hombre de cambios. Y con eso ya hay mucho dicho.