Sergio Sánchez debutó con el Cádiz CF este domingo pasado.
Sergio Sánchez debutó con el Cádiz CF este domingo pasado.

Cádiz CF

Ha llegado un líder

El central barcelonés debutó con el Cádiz CF y se convirtió desde el primer momento en el jefe de la zaga

Por  12:55 h.

Las categorías están para algo y eso se nota desde el justo momento en que entra un futbolista en un vestuario. Y qué decir en un campo. Del Cádiz CF de Cervera, Sergio Sánchez es el jugador con una mayor y granada trayectoria y se evidencia con un físico impresionante y una compostura que se hace presente desde el primer momento que pisa el verde.

Este pasado domingo debutaba con la elástica amarilla muy a su pesar. Muy a su pesar porque lo deseable por todos hubiese sido que lo hubiera hecho hace cuatro semanas, con ocasión de la epidemia de lesionados en el centro de la defensa, motivo fundamental para que Óscar Arias agilizase los trámites para fichar al central barcelonés con brillante pasado en el Málaga, Sevilla o Espanyol. Un central de envergadura para un contrato de envergadura. Eso sí, lo que gana, cerca de 250.000 euros, pronto ha comenzado a explicarlo de la mejor forma que tiene: jugando. El resultado no ha podido ser más óptimo: cerrojazo a la portería de Cifuentes.

No tardó en entrar en juego Sergio Sánchez aunque no lo hizo del todo bien pese a que en la primera acción en la que entra en juego comete una falta, inexistente, en la que peca de autosuficiencia pese al error arbitral. Pronto se dio cuenta de que debía exigirse más, no solo con él, sino con la situación, con el árbitro, con los rivales y, sobre todo, con los compañeros. Y comenzó a trabajar.

A sabiendas de que no se encuentra a pleno rendimiento e incluso arriesgó jugando debido a que acaba de salir de un tirón muscular producido por la inactividad que llevaba a su espalda, Sergio Sánchez supo gestionar bien su físico en el encuentro ante el Sporting. Y lo hizo partiendo desde la experiencia y una fabulosa colocación en cada una de las acciones. Y por supuesto, ordenando al personal. El catalán se hizo, tan pronto como llegó, con los galones de una defensa necesitada de un general que ha llegado para quedarse.

Al no estar pletórico de fuerzas, Sergio Sánchez fue más veces al suelo de las que en un estado óptimo de forma hubiera ido. Así, se le pudo ver irse al pie de sus rivales para despejar sin contemplaciones balones comprometidos a los que contestó sin complicarse la vida. Igualmente, se le vio conciliador y con capacidad de diálogo tanto con el colegiado como con los rivales, con los que tuvo sus más y sus menos pero con lo que llegó siempre a acuerdos cordiales tirando de experiencia y la camaradería que le da la experiencia.

Ha tardado en debutar con el Cádiz CF, pero en cuanto lo ha hecho ha dado señales inequívocas para que Cervera pueda estar más tranquilo en una línea en la que se necesitaba más que nunca contundencia y experiencia en cantidades industriales.