José Manuel Jurado, con el preparador físico Miguel Ángel Campos.
José Manuel Jurado, con el preparador físico Miguel Ángel Campos.

Cádiz CF

A Cervera le sobraría Jurado

El técnico teme una "aglomeración" de hombres en el caso de la llegada de un extremo zurdo

Por  12:25 h.

“Podría venir un zurdo específico, pero nos llenaría de gente. Si no viniese no pasaría nada pero si viene hay aglomeración”. Esta advertencia la comentó, así por encima, la pasada semana en la previa al encuentro en Ponferrada un entrenador, Álvaro Cervera, que, de ser preguntado en el caso de tener que dar el visto bueno para una hipotética salida diría, sin pensarlo mucho, que el que le sobra sería Jurado.

Acto seguido, y preguntado por las posibles bajas ante la llegada de más refuerzos, contestó de la siguiente forma. “De las bajas nadie me ha preguntado y si hay algún jugador que quiere salir no lo sé. Supongo que si hay alguno que quiere salir se lo diría al club o a mí”.

A día de hoy, aún no se ha confirmado la llegada del extremo zurdo del Almería Gaspar Panadero, pero al entrenador le sobraría algún extremo para no tener ‘overbooking’ en una posición donde está destacando por encima del resto Alberto Perea, recién renovado por el club para los próximos tres años después de una genial primera vuelta en la que se ha ganado la confianza del técnico nacido en Guinea.

Sabido es que la relación que mantiene Cervera con su director deportivo es inexistente. Y eso, lejos de ayudar a un consenso más o menos cordial, no hace más que tensar una cuerda en la que en medio se encuentra el fichaje estrella del pasado verano y que a día de hoy apenas ha aportado nada debido a las lesiones.

A pesar de que la maniobra, intencionada o no, de Óscar Arias de dejar en verano la plantilla coja de un extremo zurdo le ha dado la vida al Cádiz CF de Cervera, que con Perea alojado en la banda izquierda ha ganado toda la imaginación que antes no tenía el equipo, al director deportivo no le gusta en absoluto tener que dar salida a Jurado. El onubense es consciente, en el caso de traer a Panadero, que si le pregunta al entrenador la respuesta sería que antes debería dar salida a un jugador de banda que no sería ni obviamente Perea, ni Alejo, ni tampoco bajar al filial a Javi Navarro porque todos ellos, para él, cuentan más que el jugador sanluqueño.

Y el caso es que el pensamiento de Cervera no es producto de ningún capricho. Por su filosofía, Jurado no entra bien en su idea de equipo. Como es lógico, el técnico no niega la calidad del jugador formado en el Real Madrid, pero o cambia mucho la mentalidad del sanluqueño o su aportación al equipo no irá más de media hora al partido.

Si ha habido un secreto por el que Perea (que salió cedido al Extremadura hace ahora un año) se ha ganado el crédito de Cervera ese no ha sido otro que el ‘chip’ defensivo que el manchego se ha implantado en su cabeza para, luego, poder tener la libertad de sobar el balón lo que desee. El negocio con su entrenador es ese. no hay más, ‘Tú me das, yo te doy’. Y es ahí donde Jurado no entra y no es por actitud sino por aptitud.

Jurado es un jugador limitado en lo físico aunque sobrado en lo técnico. A estas alturas de su película decirle que se ponga a seguir a un lateral es algo complicado de conseguir. Sin ir más lejos, el pasado sábado estuvo sobre el terreno de juego de El Toralín cuando el Cádiz CF perdió por expulsión a Quezada. El partido estaba controlado pero en apenas diez minutos la ‘Ponfe’ creó dos jugadas que pudieron costar el partido. Ambas fueron por la banda izquierda en la que se situaba un Jurado desconectado para tareas defensivas.

Por todo ello, en el caso de que llegue Panadero, Cervera le abriría la puerta a Jurado, algo que Arias no está dispuesto a hacer. Es cierto que antes de dar la baja al sanluqueño, el director deportivo mueve las fichas para hacer salir a Sergio Sánchez, Bodiger, Querol o cualquier otro jugador no imprescindible en el once, pero el problema de meter en el vestuario a otro hombre de banda izquierda motivaría esa “aglomeración” no deseada por un entrenador que ya el año pasado ‘tragó’ con Machís pese a estar muy contento con Jairo, que se quedó sin sitio.