Carrillo celebra el gol ante el Reus.
Carrillo celebra el gol ante el Reus.

Cádiz CF

Carrillo, el ‘niño mimado’ de Cervera

«Si también metiera goles, en Navidad no estaría aquí», dice el entrenador sobre su 'protegido'

Por  14:09 h.

Si hubiera un niño mimado en el vestuario del Cádiz CF ese no sería otro que Carrillo, el delantero que llegó en el último día del mercado invernal y que debido a su perfil bajo no entusiasmó nada de nada en la afición cadista, que acababa de despedirse de Alfredo Ortuño, el último de los delanteros punteros que ha tenido el club amarillo a lo largo de la historia.

Desde el primer día, el entrenador del Cádiz CF supo que el fichaje del ariete que él había pedido por activa y por pasiva a Pina y Cordero no satisfacía en absoluto las ansias de una afición entregada a dos ídolos que se habían ido una vez terminada la cesión. Por eso mismo, en el primer partido que tuvo la ocasión de hacerlo, el de Copa ante el Almería, Cervera sacó la venda antes de la herida y pidió a la afición paciencia para su delantero a sabiendas de que el juego del murciano ni es vistoso ni entra por los ojos a las primeras de cambio. Y para colmo, tampoco es que sea un goleador nato.

“Cuando buscábamos un delantero que nos faltaba había varias posibilidades y una de ellas era Carrillo”, dijo este viernes Cervera, que cada vez que habla del murciano potencia sus virtudes. Sin ir más lejos, el pasado domingo en Gijón, y al ser preguntado por el gol de Barral, el entrenador del Cádiz CF se alegró de la participación anotadora del isleño aunque destacó por encima el papel jugado por Carrillo hasta que fue sustituido ya en la recta final del choque.

Cervera tuvo un peso importante en el fichaje de Carrillo y en vista está que su opinión no la decía por decir. “Pensé que este era un jugador distinto a lo demás, es verdad que le falta gol, estamos trabajando con él para que ese gol le llegue. Si metiese goles seguramente en Navidad no estaría aquí”, manifestó antes de alabar la personalidad del delantero, que hace mucho trabajo de desgaste para que brillen otros compañeros. “No pone mala cara con un trabajo que seguramente la gloria se la lleve otro”.