Carlos Coello posa orgulloso con su camiseta del Cádiz CF.
Carlos Coello posa orgulloso con su camiseta del Cádiz CF.

CÁDIZ CF

Carlos Coello: «Competir en el Carranza es hacer un sueño realidad»

«Espero que los jugadores del Cádiz CF puedan arroparme en ese día tan importante», asegura el gaditano

Por  10:00 h.

1 de agosto de 2019. Es el día marcado a fuego en la mente de Carlos Coello. Y no es para menos, ya que el gaditano tendrá la oportunidad de conquistar su cuarta corona mundial en su particular ‘Teatro de los sueños’: el Estadio Ramón de Carranza. Todo un reto para un cadista de pro, pues se tratará de la primera vez en un peleador de muay thai dispute en España un cinturón internacional en un estadio de fútbol.

Será en el templo cadista donde Carlos Coello intente un nuevo e inolvidable éxito. En esta ocasión ante el francés Daren Rolland y con el título mundial WBC de peso pluma en liza. Una noche inolvidable que ya tiene nombre: ‘CFN 2: El templo cadista’. ¿Algo más se puede pedir?

Desde que consiguiera su primer entorchado planetario a finales de 2017, Coello ha continuado creciendo. Un año después repitió la hazaña en Ponferrada (León) y así se destapó como una figura consagrada en el arte tailandés. La triple corona tuvo lugar en La Tacita de Plata, el mismo lugar en el que busca la cuarta. Eso sí, ahora con el Ramón de Carranza como escenario idílico.

En Tailandia, a miles de kilómetros de distancia, prepara el gaditano la histórica cita. Sabe que el momento puede ser histórico y por eso no deja pasar ni un detalle. «La preparación está siendo muy intensa en Tailandia. Estuve en Cádiz unos días para anunciar el combate y terminar de cerrar varios asuntos, pero a mi vuelta me he centrado en la preparación pura y dura de este compromiso», señala a CANAL AMARILLO. Y añade: «A nivel personal va todo como lo esperaba, con entrenamientos marcados por la dureza, la intensidad y la emoción. Me preparo a conciencia de cara una cita histórica en el Estadio Ramón de Carranza».

En cuanto a su puesta a punto, no duda en detallar: «Mi preparación en el tiempo que queda es de lunes a sábado, con siete horas diarias de entrenamiento en Tailandia. La intensidad es máxima y la concentración es enorme». Al tiempo que añade: «Regreso el 27 de julio y estaré en Madrid con Israel Palomeque. Tendré días previos para aclimatarme, cuidar la alimentación y viajaré a Cádiz el 30 de julio. Al día siguiente se celebrará el pesaje en el Chiringuito Potito y un día después será el momento de la gran cita. Después llegarán las vacaciones».

Pero Coello va un paso más y aclara: «Intento no pensar en el hecho de competir en el Estadio Ramón de Carranza. Me centro en entrenar yo, en mí mismo. Es una motivación más».

Un adversario que venderá muy cara su derrota

En este inicio del mes de agosto no estará solo Coello. Es más, la cita no será un paseo. Habrá que sudar sangre, sudor y lágrimas para coronarse. A fin de cuentas, la joven estrella francesa Daren Rolland será su contrincante. Actual campeón internacional WBC y con sólo cinco derrotas en toda su trayectoria, el galo promete ser un hueso duro de roer para el español.

Coello, alejado de todo tipo de triunfalismo, apunta: «Se está hablando muy poco del rival. Él es una estrella en su país, viene para ganar el combate y no va a regalarme absolutamente nada». Y deja claro que «lo fundamental es aplacar sus armas para que se imponga mi estilo y mi calidad técnica».

Entre las cualidades de Daren Rolland, Carlos Coello destaca «su juventud, que puede ser su cualidad y su debilidad, pues no es lo mismo tener 21 años que rozar la treintena como yo. Él llega con ansia, fuerza y un físico superior al mío, pero yo juego con la experiencia. Podré usar el ‘factor cancha’, el empuje de todos y el mío, que puede marcar la diferencia en un lugar tan emblemático como el Ramón de Carranza. Él es muy técnico y lleva entrenando desde los diez años de edad. Por lo tanto, tendré que tirar de experiencia y corazón en mi casa».

Con el apoyo de los jugadores del Cádiz CF

Apenas medio mes queda para que Carlos Coello luche por el título de campeón en el estadio de su vida, pero todo sigue en marcha para garantizar que el espectáculo sea un éxito mayúsculo. En este sentido, el gaditano asegura: «Cádiz Fight Night, que es la promotora, dará bola al asunto. Falta promoción por salir y ya se está creando expectación. De hecho, ese día en el Carranza también actuarán grupos de flamenco y carnaval. La gente se relaja un poco más cuando hay más aforo, pero en los próximos días habrá un tirón importante».

Y entre esos detalles, algunos se están fraguando. Por una parte, Coello señala: «Me encantaría usar el himno oficioso del Cádiz CF, pero no sé si podré hacerlo como sucedió la otra vez en el momento de los himnos. Puedo elegirlo en la salida, pero en los himnos algunos lo veían como un gran detalle y otros me criticaron porque pensaban que era el momento del himno nacional al jugarme un Campeonato del Mundo». Él prefiere no entrar en la polémica y asegura: «Soy un deportista de élite y me alejo de cualquier pensamiento o disputa política. No hay que mezclar el deporte y la política. La Federación no obliga a nada, aunque para evitar complicaciones optaré por el modo más normal. Ahora bien, nada está decidido y puede haber sorpresas».

Lo que sí tiene claro Coello es que ese serán varios los jugadores del Cádiz CF presentes en el Carranza. Lo harán un día después de jugar en La Línea ante la UD Las Palmas y un día antes de visitar al Atlético Sanluqueño en El Palmar.

«Tengo contacto con varios jugadores. En el primer evento estuvieron varios de los que no pudieron estar en el Nástic-Cádiz CF, encuentro que se jugaba ese día, aunque ahora imagino que acudirán muchos más», puntualiza. Además confirma: «Tengo mucho contacto con Garrido, José Mari y Álex, entre otros. Siempre me apoyan en redes sociales y me han dicho que allí estarán apoyándome. Es un día muy importante para mí, para la ciudad de Cádiz, el deporte gaditano y nacional. Un título de la WBC no es cualquier asunto».

El reloj sigue curso y Carlos Coello ya cuenta los días que restan para otro momento inenarrable de su carrera. Proclamarse campeón del mundo en el Ramón de Carranza no está al alcance de cualquiera. Sin lugar a dudas, el sueño de un cadista confeso.