Álex empató el partido ante el Zaragoza de penalti.
Álex empató el partido ante el Zaragoza de penalti.

Cádiz CF

Cádiz CF-Zaragoza (1-1) Tablas de líder

El once de Cervera sabe levantarse para empatar un partido que era básico no perderlo

Por  19:15 h.
Cádiz
1
Zaragoza
1
Cádiz CF: Cifuentes, Iza, Fali (Malbasic, 60'), Cala, Espino, Garrido, José Mari (Bodiger, 77'), Salvi, Perea, Álex y Lozano (Pombo, 71').
Real Zaragoza: Cristian Álvarez, Vigaray, Guitián, El Yamiq, Carlos Nieto, Eguaras, Raúl Guti, Alberto Soro (Kagawa, 80'), Igbekeme (Daniel Torres, 60'), Puado y Luis Suárez (André Pereira, 91')
Goles: 0-1: Soro (45'); 1-1: Álex Fernández (83') (p)
Árbitro: Miguel Ortiz Arias. Madrileño de 35 años. Amonestó a los locales Cala, Lozano, Fali y a los visitantes Carlos Nieto
Incidencias. Partido correspondiente a la jornada 26.
Estadio Ramón de Carranza. 17.818 espectadores.

Este Cádiz CF tiene amor propio, experiencia, tablas, en definitiva. Y de ellas tiró para sumar un punto importantísimo por muchísimas cosas. Lo primero para mantener en alza la moral tras los dos partidos en casa y lo segundo para conservar la distancia con un Zaragoza que seguramente seguirá ascendiendo en la tabla y quien sabe de la importancia que tendrá tener el ‘goal average’ a favor ante los maños. Porque si era importante ganar ante el colista este domingo era igual de importante no perder ante el Zaragoza. Y este Cádiz CF ha cumplido por varias razones. La primera porque sigue en lo más alto de la tabla y también porque lo hace con unas mejores sensaciones en el juego después de una crisis de resultados que, ojo aquí, sigue estando ahí después de ganar solo un partido de los últimos seis.

Ponía en liza su once de gala Cervera, esta vez con Salvi y Lozano en vez de Nano Mesa y Alejo y notaba este cambio el equipo amarillo, al que le sienta fenomenal la profundidad que aporta el sanluqueño. Fue precisamente una de las novedades, el Choco Lozano, el que primero animó el cotarro tras un disparo cruzado al que llegó después de un gran pase en largo de Fali, pero el meta Cristian Álvarez desviaba el peligro en el minuto siete de partido. Sería la primera de muchas intervenciones de este sensacional cancerbero.

Es una barbaridad lo que da y ofrece Salvi en su banda. Y no solo al equipo, también a Iza, que se entiende a las mil maravillas con el extremo diestro. Fue a través de esta sociedad gaditana como se acercó de nuevo el Cádiz CF a las inmediaciones del meta maño, pero el centro intencionado al primer palo y raso del lateral fue interceptado por la zaga aragonesa, que vivía un primer cuarto de hora a merced de los pupilos de Cervera, que en apenas un cuarto de hora dieron mejores sensaciones que en todo el partido al completo ante el Racing.

Dominaba el conjunto gaditano en estos primeros compases del encuentro y lo hacía con sentido y responsabilidad dado que el Zaragoza apenas tocaba el balón en su propio campo y poco más.

Llegaba el Cádiz CF y lo hacía por las dos bandas en este inicio del choque. Perea, al que le gustan muy poco los partidos de día y con sol, ponía un balón perfecto para que Espino enviase un centro al área para forzar un saque de esquina con el que Carranza terminaba de enchufarse. Tronaba el estadio gaditano y lo hacía porque los suyos estaban dando lo que se espera de ellos. Y es que cuando los de abajo transmiten los de arriba responden. Eso es así, de siempre.

Seguía la banda derecha amarilla en modo activo y desde ahí llegó la siguiente ocasión, pero esta vez facilitada por la defensa maña, que dejó a Álex darse la vuelta fuera del área para que el madrileño, con su pierna, izquierda lanzara alto y muy desviado.

Había dicho en la previa Víctor Fernández que no quería dar facilidades al líder pero lo cierto es que lo suyos las dieron a un Cádiz CF que no se lo pensó dos veces para coger la batuta del partido. Hubo que esperar más de veinte minutos para que el ataque maño diera señales de vida y lo hizo mediante las individualidades de Puado, que tras dejar atrás a varios cadistas centró al corazón del área para que Cala despejase mal y fuera Cifuentes, con la ayuda de Fali, el que alejara el poco peligro que creó un Zaragoza decepcionante pero en camino de despertar.

La posesión seguía siendo amarilla y así llegó un nuevo acercamiento, esta vez de Espino, pero la internada del uruguayo llegó sin oxígeno y su disparo apurado apenas inquietó a la zaga zaragocista.

El partido estaba siendo controlado por el Cádiz CF, pero no así con el tema de las tarjetas ya que Cala y Fali, en una jugada sin apenas peligro, se cargaron con dos que hicieron torcer el gesto al entrenador cadista. Poco a poco el Zaragoza salia de su letargo y comenzaba a hacer más uso del balón, pero no por eso el Cádiz CF se inquietó lo más mínimo ya que sin quererlo le enseñó el capote al Zaragoza, que se fue alegrando a medida que los amarillos robaban balones y salían despavoridos hacia el área maña como en un ataque lanzado por Álex que acabó en córner tras un buen centro de Salvi.

Con tablas en el marcador se llegó al descanso y con el partido como a ambos entrenadores les gusta sobre el papel. Pero mejor se le pondría sin duda a Víctor Fernández, que apenas tomar asiento en su banquillo tuvo que levantarse para celebrar el soberbio gol de Soro, que le ganó la partida a Espino tras controlar de ‘diez’ un pase en largo de Jawad El Yamiq y superar acto seguido a la mala y lenta salida de Cifuentes para adelantar a un equipo que nunca se ha dejado remontar en lo que va de Liga.

El 0-1 dejó helado al graderío, que en apenas un minuto volvió a encenderse con un par de fintas de Perea, que se buscó el hueco necesario para engatillar un zurdazo que fue repelido sin problemas por el arquero visistante. Y de pronto, como era obvio, se intercambiaron los papeles en el campo ya que ahora era el Cádiz CF el que tenía que proponer y el Zaragoza esperar y contragolpear. Dado ese paso adelante, los amarillos disfrutaron de una ocasión tras un balón que Lozano dejaba muerto en el área para que lo recogiese Álex, pero el disparo forzado del pelirrojo no encontró puerta.

Diez minutos pasaban ya del segundo tiempo y el Cádiz CF embotellaba por momentos al Zaragoza con la idea de meterse en el partido cuanto antes. Así llegaron varias opciones seguidas que si bien no fueron claras sí que sirvieron para que Carranza se enchufase más a un partido que se había complicado en demasía y no de una manera muy justa la verdad.

Tomó riesgos Cervera, que lo primero que hizo tras encajar el mazazo fue adelantar las líneas de presión de su equipo. Las ganas de empatar y los nervios de la derrota hicieron que el equipo se descompusiera un poco dado las prisas que suelen entrar en estos casos. Eso hizo que los espacios comenzaran a surgir para satisfacción del Zaragoza, que casi le pone la puntilla al Cádiz CF de no ser por una intervención providencial de Cifuentes, que salió a los pies de Luis Suárez en una jugada que posteriormente fue anulada por fuera de juego.

Cervera hacía debutar a Malbasic y lo hacía en sustitución de Fali, que dejaba su lugar en la retaguardia a Garrido. El serbio compartió apenas unos minutos el ataque con el Choco Lozano, que al poco fue reemplazado por Pombo. Llegaba en tromba el Zaragoza, pero cuando más lo hacía apareció Malbasic para tocar su primer balón y casi alojarlo en el fondo de las llamas tras rematar un gran centro de Salvi que acabó en saque de esquina por la intervención de Cristian Álvarez.

El partido se volvió en un ida y vuelta para alegría de los espectadores sin bandera. El Zaragoza se recreaba demasiado en sus contras y perdonaba a un Cádiz CF que como los mejores boxeadores sabía levantarse tras encajar un golpe del rival. Sin apenas fútbol pero sí con mucha intención, los de Cervera tiraban de fuerza y coraje para darle continuidad a sus ataques lo que hacía rugir al Carranza.

A un cuarto de hora para el final Cervera agotaba sus cambios dejando un centro del campo inédito con Álex y Bodiger y una delantera igualmente desconocida con Pombo y Malbasic, que en apenas diez minutos ya había disparado dos veces a puerta encontrándose con las manos del meta maño en ambas.

Empate tras penalti a Perea

Ya con sombrita, como le gusta a él, Perea aparecía más y si en la primera parte la banda derecha de Salvi fue la más activa en la segunda fue la del manchego, que tras un jugadón en el 82′ forzó un penalti tan bien buscado como llevado y tras asociarse con Malbasic. Desde los once metros empataba Álex y Carranza gritaba el ‘¡A por ellos!’ intensa y fervientemente.

Faltaban cinco minutos más el descuento, donde llegó una nueva oportunidad del Cádiz CF después de la enésima cabalgada por la banda de Perea, que envió un balón al área que acabó siendo rematado con su pierna mala por Bodiger, que mandó el balón desde la frontal a las manos del gran arquero zaragocista,

Y así, con el Cádiz CF buscando la victoria y dejando unas muy buenas sensaciones salvaba el partido el conjunto de Cervera, que si bien no estaría muy contento con los suyos por las facilidades que brindaron al rival en la segunda parte sí que los felicitaría por el tesón y el esfuerzo de saber levantarse con orden, trabajo, sacrificio y por qué no decirlo, un poquito de fútbol, que vino de la banda de un Perea que no tiene otra que ser ese extremo zurdo que a su entrenador no le llegó.