Alvarito en un entrenamiento.
Alvarito en un entrenamiento.

CÁDIZ CF

Barcelona B-Cádiz CF: Mini para el Barça, maxi para el Cádiz

Una victoria en terreno del filial azulgrana, mermado por las bajas de Aleñá y Ruiz de Galarreta, supondría un paso casi decisivo hacia el 'play off'

Por  7:00 h.
Barcelona B
0
Cádiz
0
FC Barcelona B: Ortolá; Palencia, Tarín, Costas, Cucurella; Rivera, Sarsanedas, Morer; Carles Pérez, Cardona y Nahuel.
Cádiz CF: Cifuentes, Carpio, Marcos Mauro, Servando, Bijker; Garrido, Álex Fernández, Perea, Álvaro; Barral y Carrillo.
Árbitro: Pérez Pallás (colegio gallego).
Campo y hora: Mini Estadi. 12.00 horas (liga 123).

En tiempos de apretura, tres puntos engordan el buche. La victoria ante el Zaragoza ha mudado el carácter pesimista de muchos en seguridad positiva. Porque en las tablas de sumar, cambiando el uno por el tres el resultado se dispara, y el Cádiz CF que temía por su integridad después de tantos meses defendiéndola ahora echa las cuentas para asegurar el ‘play off’ de ascenso. Y les salen perfectamente.

Barcelona B, Tenerife y Granada aparecen como últimos obstáculos, con una pequeña ventaja de un par de puntos que con nueve en disputa ya no son tan pocos. Con los dos últimos bastante descolgados de la promoción, el filial azulgrana es quien enfrentará mayor necesidad ante los amarillos. Y presión. Y exigencia. Que tampoco es bueno, y menos para chavales que rondan la veintena.

Los amarillos rinden visita este domingo (12.00 horas) a un adversario desahuciado… hasta el pasado fin de semana, en el que doblegaba al antaño imbatible Sporting en El Molinón (2-3). El ‘efecto Pimienta’. Sustituto de Gerard, el nuevo entrenador ha recompuesto la moral de unos chicos que se despeñaban directamente hacia Segunda B y desde el juego les ha llevado al triunfo. No obstante, es una gota de felicidad en un océano de desdichas.

Dos ausencias muy destacadas en el Barcelona B

Lograr la proeza pasa por ganar los tres duelos que restan. Y para el más importante, que no es otro que el siguiente, no cuentan con Carlos Aleñá, el futbolista con más proyección del plantel, ni Ruiz de Galarreta. Ausencias decisivas, de esas que merman de verdad y no sólo de boquilla. El primero ha participado en varias ocasiones con el primer equipo de Valverde, mostrando su calidad en la medular, mientras que su compañero imprime fuerza y coraje al grupo. Con José Arnáiz fuera de combate, sus esperanzas se reducen drásticamente. No gana en su feudo el conjunto azulgrana desde el 27 de enero, cuando derrotó al Granada (3-0).

Cervera también pierde un valor importante. Salvi suma su segunda semana sin poder participar, así que el míster mantendrá el extraño dibujo que ya le rentó ante los maños. Barral escorado a la derecha, donde se siente incómodo pero al menos regenta ese lugar que tanto demandaba con insistencia. Con Carrillo arriba y Alvarito en la zurda, Perea ha de otorgar continuidad a sus excelentes minutos del último choque. La calidad ha de entregarse a raudales, no sólo con chispazos, y su antigua casa es el mejor escenario para marcar la diferencia.

Para desgracia en especial del propio jugador, Correa no ha superado las molestias del golpe y se perderá el encuentro justo ahora que comenzaba a ganar confianza. Regresará Carpio al lateral diestro desde el fiasco de Soria, con ese paréntesis de Vallecas donde se desenvolvió por el carril izquierdo. El resto repetirá del último choque en el que los amarillos se reencontraron con el triunfo ocho jornadas después.

La tercera plaza, al alcance de la mano

Del ansia a la ilusión. Que incluso se duplica. Porque el Sporting de Gijón ha abierto una pequeña rendija para incluso pelear por el tercer puesto. Un lugar que concede una pequeña ventaja en la promoción de ascenso, jugando la vuelta siempre en casa y vencedor sin penaltis en caso de empate en la eliminatoria. La segunda derrota consecutiva de los asturianos, en esta ocasión ante el Tenerife, abre el capítulo de dudas en un plantel todopoderoso que sumó ocho victorias consecutivas. En lo negativo, los chicharreros mantienen la esperanza y son los próximos visitantes en Carranza.

Numerosos condicionantes y 90 minutos decisivos, para el Barça B, interesantes, para el Cádiz CF. Dentro de la imprevisibilidad de este deporte, se antoja fácil leer un duelo que medirá dos filosofías bien desarrolladas y diferentes. El filial azulgrana moverá el balón y se hará dueño indiscutible de la posesión y los amarillos intentarán robárselo para aprovechar los espacios atrás y salir con velocidad a la contra. Como en física, será clave el espacio y el tiempo. En qué zona del terreno moverá la bola el cuadro local y a qué rapidez. Queda conocer el resultado. Pero los precedentes martirizan a los catalanes, a los que no se les dan nada bien estos rivales.

Los miles de gaditanos residentes en Cataluña y alrededores teñirán de amarillo un Mini Estadi que se hace enorme para estos chicos cuando ni el eco responde al silencio. El cadismo, aficionado y futbolistas, saben que ganar en la ciudad condal supone dar un paso de gigante, casi definitivo, para la consecución del siguiente objetivo. Y no vendrá mal un final para recargar pilas antes de la gran batalla.