Álex Fernández y Kecojevic se refrescan durante un entrenamiento en El Rosal.
Álex Fernández y Kecojevic se refrescan durante un entrenamiento en El Rosal.

Cádiz CF

¿Qué es Álex y qué futuro le deparará?

El Cádiz CF no tiene intención de vender al jugador aunque escucharía ofertas por él

Por  21:03 h.

Álex Fernández es uno de los jugadores con mejor cartel del Cádiz CF. El madrileño, que fue renovado esta misma campaña que acaba de finalizar hasta 2022, llegó hace dos temporadas procedentes del Elche, que acababa de descender, y desde muy pronto comenzó a destacar a las órdenes de Cervera. Que ya es decir…

Poco antes de ser renovado por Óscar Arias, que elevó la nómina del ¿mediocentro? hasta dejarla como una de las más elevadas del vestuario, lo estaba jugando prácticamente todo debido a que Garrido comenzó la temporada tambaleándose debido a unas molestias que arrastraba de la anterior Liga.

Sin embargo, las cosas variaron del todo cuando mejor se le ponían. Y es que fue justo después de la renovación cuando Álex Fernández comenzó su viaje al banquillo y del banquillo al verde. Y así ha estado prácticamente toda la segunda vuelta. Era asombroso ver como dos de los jugadores más caros de la plantilla, Aketxe y Álex, veían y veían pasar las jornadas sin dar el salto al titular. Finalmente, el vasco logró darlo, no así el madrileño, que pasó casi que de improviso por un once que nunca lo tuvo claro el entrenador.

Como tampoco está claro qué es Álex Fernández. Así al menos ha quedado claro durante toda esta temporada. Para empezar, si se le pregunta al jugador contesta que él se considera un mediocentro organizador, con mando en plaza, ordenando desde atrás hacia delante, como un jugador ‘coast to coast’. Pero para su lamento, no. Así no lo ve el que verdaderamente manda. Ni el entrenador ni tampoco el director deportivo, Óscar Arias, que el pasado sábado comulgaba con la idea de Cervera al referirse más a Álex como un jugador que debe estar más cerca de la portería contraria que de la propia, un ‘10’, incluso un ‘8’.

El director deportivo explicaba que Álex no puede considerarse ni el típico ‘5’ argentino organizador ni el clásico ‘stoper’ con el ‘6’ a la espalda y que representan José Mari o Garrido. De esta forma lo argumentaba Arias. «Para que Álex tenga más minutos igual hacen falta otros complementos. Para utilizarlo de pivote yo no lo veo. Es un ‘8’. Álex siente que es mediocentro, un ‘8’ puede jugar en medio, pero sus características de ‘8’ le hacen ser un jugador que no guarda la posición. Un ‘5’ o un ‘6’ es más posicional, y él no es posicional. Es la pelea que tenemos», aclaraba desde la visión madura del responsable de la plantilla que debe convencer con aprecio al jugador de dónde es el sitio en el que más puede dar al equipo a la vez que crecer como futbolista. Un pensamiento en el que coincide plenamente con Cervera, que ya dijo hace unos meses que él no considera a Álex un mediocentro y sí más un interior o un mediapunta, sitios donde ha jugad más veces.

Para terminar, Arias se refería a Álex como «un jugador fantástico, de Primera División, que tenemos la suerte de disfrutar de él, pero para jugar como posicional no lo termina de ver Álex se adapta, ha mejorado su rendimiento posicional y sabemos que poco a poco va a ir a más».

Y si no está claro la demarcación de un jugador que se siente mediocentro pero que ni su entrenador ni su director deportivo lo consideran como tal, igualmente difuso está su pasado por mucho que el guion obligue al club a decir que no se vende. Las palabras de Arias son de lo más evidente. «Nosotros escuchamos ofertas por todos, otra cosa es que las aceptemos. Si viene un club y nos paga 50 millones por Álex se venderá. Es un jugador de primer nivel, es un referente en la plantilla. No hay ninguna intención de venderle porque es uno de los que ha contado en casi todos los partidos», dijo con claridad aunque sin mucho peso ya que si se ve el camino que ha tomado Correa o tomará Aketxe poco se puede esperar de la continuidad de jugadores que lo han jugado prácticamente todo.