Los participantes de la pasada edición de Ironman Hawái, fotografiados por aficionados
Los participantes de la pasada edición de Ironman Hawái, fotografiados por aficionados

Ironman Hawái 2018Dureza de origen militar

Un comandante estadounidense inventó el Ironman en 1978 para premiar al más fuerte de sus soldados

Actualizado:

Solo el torneo deportivo más duro del mundo podía salir de la mente de un militar estadounidense. En 1978, los soldados de la marina americana debatían cuáles eran los hombres más fuertes que participaban en las pruebas que se celebraban por aquel entonces en Hawái.

Unos sacaban pecho al completar la «Waikiki Roughwater Swim», cuatro kilómetros a nado en las traicioneras aguas de Kona. Otros alardeaban por ser los mejores en la «Around-Oahu Bike Race», una carrera de 180 kilómetros sobre las incómodas bicicletas de finales de los 70. Y por último, el «Marathon of Honolulu», un recorrido de 42 kilómetros a pie. El comandante John Collins se hizo eco del debate que reinaba entre sus hombres y encontró una sencilla solución: aunar las tres competiciones.

El ganador de este novedoso certamen fue Gordon Haller, que se impuso a otros 14 participantes con un tiempo de 11 horas, 46 minutos y 58 segundos. Haller fue proclamado el primer Ironman, un reconocimiento que el año siguiente querían tener 50 atletas, y así hasta los 2.476 triatletas que participan hoy.

El Ironman de Hawái marcó un antes y un después en el triatlón. Gente de todos los rincones del mundo ansiaban con poder participar en ella. Pero no fue hasta finales de los 80 cuando los primeros españoles desembarcaron en las islas estadounidenses. Los primeros fueron Javier Berasategui junto a Alfredo Olabegoia y Tito Pérez en 1988. Al año siguiente, llegó Antonio Alix. Con 24 años, acabó en la posición 150 en una carrera de la que guarda muy buen recuerdo. «Es una competición especial porque es la primera, la original y a partir de ella se crearon las demás», afirma Alix. «La dificultad de la cita la marca la tradición. Siempre han ido los mejores del mundo, tanto en la categoría profesional como en la categoría por edades», añade.

Repercusión mundial

Han pasado ya tres décadas de su participación. Sin embargo el pionero español no ve especiales diferencias de cuando él se lanzó a los más de 220 kilómetros de recorrido. «Hace 30 años, el numero de participantes y de montaje ya eran muy parecidos a los de ahora. La diferencia está en que en la actualidad hay mucha más gente que aspira a ir, por lo que ahora es mucho más difícil acudir. Tienes que ser de los mejores del mundo». En toda competición se busca la lucha de igual a igual, y eso es algo que siempre ha primado en el torneo estadounidense. «Los recorridos han permanecido casi intactos en el paso del tiempo. No obstante, las bicicletas han evolucionado mucho, pero todo el mundo siempre ha llevado el mismo material. Nadie va en desventaja. Sí que es verdad que hoy en día, es un deporte más conocido y tiene más repercusión mundial», recuerda. «Igual que ahora, en los años 80 la gente se sentía muy atraída por esta modalidad, que engancha mucho a todos los que la practican, para los aficionados es un reto personal. Es muy duro, pero el objetivo es mejorar cada día».

Tradición, igualdad y oportunidad a los participantes por superarse. El Ironman de Hawái reúne todos los alicientes para ser la cita de triatlón más importante del mundo.