El diestro palaciego afronta su décima temporada como matador con ilusión
El diestro palaciego afronta su décima temporada como matador con ilusión - RAÚL DOBLADO
ENTREVISTA

Pepe Moral: «Me he llevado años sin torear y eso te hace madurar»

El diestro palaciego, que cumple 10 años de alternativa en 2019, habla de la que ha sido su mejor temporada. Ha sumado 23 paseíllos y ha unido su nombre al legendario hierro de Miura

Actualizado:

Con 23 festejos, la de 2018 ha sido la mejor temporada de Pepe Moral (Los Palacios, Sevilla, 1987). De la mano de Julián Guerra, su apoderado, ha alcanzado el puesto 22 del escalafón de matadores. En 2017 mató su primera corrida de Miura pero en solo dos años ha logrado poner su nombre y sus triunfos al lado del mítico hierro de Zahariche.

Ha cerrado su mejor año desde que tomó la alternativa, ¿cómo lo valora?

Ha sido muy importante para mi porque es cuando más corridas he toreado y con un balance muy positivo. Ha habido faenas importantes en plazas de primera y triunfos que espero que me sirvan para sembrar en este 2019.

En 2017 sumó 9 festejos así que supone 14 más. ¿Está satisfecho?

Estos años atrás, me he basado en Sevilla, Madrid y Pamplona y parecía que toreaba más pero el año 2017 fue el que más toreé. Torear más del doble es importante. Me he llevado muchos años sin torear nada y eso te hace madurar.

En Sevilla se ha quedado dos veces cerca de abrir la Puerta del Príncipe ¿Ha rentabilizado bien sus triunfos?

Sevilla siempre ha sido para mi un punto de inicio de temporada fuerte y es cierto que dos años me he quedado cerca con la corrida de Miura. Sevilla es mi plaza y donde tengo que empezar a puntuar igual que en las grandes plazas que se me han abierto este año como Madrid, Pamplona, Bilbao, Mont de Marsan, Nimes, Albacete,Azpeitia... ha sido un año bueno que espero refrendar.

En 2017 mató su primera de Miura ¿Se ha convertido en su fiel aliado?

Sí, la verdad es que ahora mismo le debo mucho. Gracias a esa corrida de Sevilla de 2017 ha sucedido todo lo que ha venido después. Se ha puesto el encierro de Miura y Pepe Moral en casi todas las ferias y es una ganadería que no es fácil pero cuando se le pegan veinte muletazos a un toro de miura es diferente a todo lo demás.

Sorprendió su forma de torerar al natural que luego ha sabido mantener ¿Consiste en torear como una sabe y olvidarse del hierro?

Desde el minuto uno en el que me anuncié con los miuras siempre lo he tenido en mi mente: da igual el hierro que tenga, hay que mirar las condiciones del toro y adaptarte a ellas. No por ser de una ganadería o de otra va a ser mejor o peor. Cada toro es diferente.

¿Ha influido el cambio de apoderado, de Enrique Peña a Julián Guerra?

Al cambiar de apoderado tenía que buscar una persona que supiera cómo administrar la temporada, dónde, cuándo y cómo llamar a las empresas. Creo que Julián para eso es un fuera de serie. Estoy muy contento y he aprendido mucho. Espero que sean muchos más, nos llevamos muy bien, es una persona que se compenetra muy bien con mi toreo.

Un toreo que surgió en el mano a mano con Escribano en Sevilla, ¿no?

Esa tarde fue clave. Una tarde así pesa sobre los toreros pero la disfruté mucho ya que refrendé lo del año anterior. Somos dos toreros que hemos triunfado con Miura en Sevilla y gracias a ello se nos han abierto los caminos. Manuel es un gran amigo y creo que los dos dejamos el nivel alto, que no es fácil.

Una puerta grande que sumar a las de 2018 con los miura. ¿Cuántas lleva?

En Osuna y en Albacete, donde la ganadería regresaba tras muchos años, salí a hombros, igual que en Sevilla. He toreado seis de Miura este año pasado y esperemos que en 2019 sean muchas más para sumar a las ocho que llevo.

Una marca a la que sumar nuevas plazas. ¿En cuáles debutó en 2018?

Bilbao, Mont de Marsan, Azpeitia, Nimes y Valencia.

En Nimes recibió una cornada. ¿También le he tocado sufrir?

Sí, así es aunque son gajes del oficio. Mi segundo toro me pedó dos cornadas pero fue una tarde muy bonita para el aficionado ya que la corrida tuvo mucha transmisión y mucho que torear. De 2018 ha sido una de las que más ha marcado mi persona y mi temporada.

De la Feria de Abril salió reforzado y supo rentabilizarlo. ¿Ya piensa en cómo quiere que sea este año?

Todavía es pronto pero tiene que ser igual, empezar en mi plaza, que es Sevilla, en una feria tan bonita en la que siempre he basado mis temporadas junto a Madrid, Pamplona y Francia. Espero que pueda estar en todas las plazas en las que me he vestido de luces en 2018 y algunas más, por qué no.

Imagino que le gustaría torear antes de Sevilla, ¿no?

Sí, empecé en Madrid con una de Victorino y este año aún no sé nada pero cuanto antes empecemos mejor. No es fácil llegar a la Maestranza sin torear como me ha pasado todos estos años.

Ha tenido un buen año profesional y personal, ¿Cómo lo ha terminado?

Me he casado y ha nacido mi segundo hijo así que ha sido un año precioso. Ahora estoy disfrutando de la familia y preparándome para lo que viene.

¿Tiene algún plan americano?

No, me quedo en España todo el invierno entrenando.

¿Qué le ha pedido a los Reyes Magos?

Abrir la Puerta del Príncipe es lo que sueña un torero de Sevilla aunque no me gusta pedir nada, lo que pido es salud para mis hijos y mi familia.Si me toca abrirla por mi actitud y por mi toreo, me encantaría abrirla.

¿Qué tiene pensando para celebrar su décimo aniversario de alternativa?

Parece que fue ayer ese 11 de junio de 2009, Corpus en Sevilla. Espero poder hacer algo especial, un gesto que siempre he tenido en mi cabeza hacer.