Ana Perrote (izquierda) y Ade Martín, la mitad de Hinds - MAYA BALANYA

Hinds: «Nuestra carrera internacional no la ha tenido nadie en España»

El cuarteto madrileño presenta su disco en la sala Joy Eslava de Madrid, tras regresar de una nueva gira triunfal por Estados Unidos

MADRIDActualizado:

Hinds regresa a casa para presentar este miércoles su esperado segundo disco en la sala Joy Eslava de Madrid, « I don’t run», tras una nueva gira triunfal por Europa y Estados Unidos. Lo hacen arrastrando todavía el peso de su leyenda, que les dio a conocer antes incluso de publicar su debut discográfico hace dos años. «Sabemos que en España somos un fenómeno más que otra cosa», lamenta la cantante y guitarrista Ana Perrote, que llega a la entrevista, junto a la bajista Ade Martín, con el jet lag encima.

El cuarteto madrileño –que completan Carlotta Cosials y Amber Grimbergen– protagonizó un ascenso hacia el éxito sin parangón en la historia del pop español. Todo comenzó en 2014, cuando escucharon a Howe Gelb poniéndolas por las nubes en la sala Moby Dick de Madrid. Solo habían dado dos conciertos y ni siquiera tenían una maqueta, hasta que esa noche regresaron a casa y subieron sus dos primeros temas a Bandcamp. En ese momento, todo se aceleró.

Su cuarto concierto fue en Londres con todas las entradas vendidas. El quinto, lo mismo en Berlín. Y el número 20, teloneando a The Libertines en un estadio de París. Seguían sin disco en el mercado, pero recibían elogios de publicaciones como «NME» y «The Guardian», y de bandas como The Black Keys o Primal Scream. Y antes de sacar su primer álbum, « Leave Me Alone», abarrotaron salas en Tokio, Singapur, Londres, Nueva York, Sidney o Los Ángeles, además de ser invitadas a festivales como Glastonbury o Reading, y programas como el de Stephen Colbert. «Es cierto que hay otros grupos españoles dirigidos al público de aquí y de Latinoamérica que son mucho más grandes. Vetusta Morla, por ejemplo, llena salas mucho más grandes que nosotras en México, pero la carrera internacional que tenemos nosotras no la ha tenido nadie en España, ni de chicas ni de chicos», asegura Perrote, que no parece dispuesta a querer bajarse de esa nube. Su reciente gira por Estados Unidos ha sido, dicen, la mejor de su vida.

¿Mejor que con el primer disco?

Ana Perrote (A.P.): Sí. En más de la mitad de los conciertos, algunos en salas muy grandes, hemos vendido todas las entradas. Fue algo muy loco, porque muchos días el público se sabía todas las canciones del último disco. Y en las que no, se sabían todas las del primero.

Ade Martín (A.M.): Es una locura, porque «I don’t run» lleva dos meses publicado. «Tester», por ejemplo, la cantaban un montón. Fue una sorpresa… «¿Os conocéis esta?», pensábamos. Muy guay.

¿Eso es lo que más os ha sorprendido?

A.P.: A mí lo que más me ha sorprendido y más ilusión me ha hecho son los «sold outs». En Europa hicimos en Manchester, París y poco más. Pero es Estados Unidos han sido más días en los que hemos vendido todas las entradas que los que no. Y nos íbamos enterando al momento, como si nos lo fuéramos ganando día a día.

El tirón que tienen en Estados Unidos es mayor que el que tienen aquí en España.

A.P.: Creo que allí tienen la cultura de ir a conciertos desde pequeños. En Inglaterra, gente de Liverpool y otras lugares se quejaron de que no habíamos ido a sus ciudades a tocar, pero en Estados Unidos era al contrario. Todas las noches había seguidores que nos decían que habían conducido seis horas o volado para vernos. O que iban a todos los conciertos de California.

A.M.: Allí nos entendemos muy bien con el público. Nos pillan muy bien las bromas.

Teniendo en cuenta lo rápido que ha sucedido todo en Hinds, ¿os habría gustado hacer algo de otra manera?

A.P.: No hay nada que, si hubiéramos hecho de otra manera, habría cambiado algo. Todo lo hicimos con un propósito.

A.M.: El hecho de que haya ocurrido todo tan rápido no significa que haya sido al azar. La gente se piensa que no nos íbamos enterando muy bien de lo que pasaba, pero todo lo que ha ocurrido tan rápido es porque se ha escogido que pasara así. Lo único ajeno a nuestra voluntad y que nos da un poco de rabia es que el segundo disco haya salido más tarde de lo que queríamos.

¿Y qué es lo más increíble que les ha ocurrido?

A.P.: Me voy a poner filosófica, pero el hecho de influir en otra chicas, sobre todo en Estados Unidos. Cada noche nos venían seguidoras diciendo que han montado un grupo por Hinds o que ha empezado a tocar la guitarra por Carlotta o la batería por Amber. Pensar que algo que compusimos en nuestros cuartos de casa al principio influye en otras chicas por todo el mundo, es increíble. Aunque sea un 1%, me parece enorme. Se ha convertido en una especie de minimovimiento.

Seguro que alguna anécdota os lleváis a la mochila de esta última gira.

A.P.: Sí. Hemos conocido a Selena Gómez. Ha sido nuestro momento «celebrities». Estuvimos de fiesta en su casa después de que viniese a nuestro concierto en Santa Ana.... ¡fue muy fuerte! Nos bañamos en su piscina y me puse su bañador. Nos tenía comida preparada al llegar a su casa y estuvimos ahí fumando pitis y comiendo hamburguesas alrededor de un fuego.

A.M.: Y hablamos con Alex Turner (líder de Arctic Monkeys), en un bar de Nueva York en el que ya habíamos estado unas cuantas veces.

¿Siguen dirigiendo todos los paso de su carrera?

A.P.: Ahora más que nunca. Tenemos un equipo que trabaja para nosotras, pero todas las decisiones las toma Hinds. Desde las salas y los días que vamos a tocar, hasta los hoteles donde vamos a dormir.

A.M.: Tampoco me imagino un mundo en el que nos obligasen a nada. Sé que hay bandas que ceden más en esas cosas, pero nosotros no.

¿Mantienen varias discográficas?

A.P.: Sí. Lucky Number Music en Europa, Mom + Pop Music en Estados Unidos, Terrícolas Imbéciles en México y Sony en Japón. Pero con ninguno hemos fichado como grupo, simplemente hemos licenciados los discos.

Más allá de la propia composición, ¿se plantearon metas para este segundo disco?

A.P.: Hombre, siempre queremos llegar lo más alto posible. El sueño está en la luna. Para «I don’t run» hablamos incluso de algunas metas que hemos cumplido. Por ejemplo, tocar en Japón, y lo hicimos en el festival Fuji Rock.

A.M.: La gente de la industria que trabaja con nosotras nos decía que lo más importante era mantener a tu base de seguidores y añadir otros nuevos, y creo que eso lo hemos logrado, a juzgar por estas últimas giras. Y otra de las metas que nos pusimos fue llegar al público español como al de Estados Unidos, conseguir nuestro sitio aquí. Y creo que también lo hemos logrado.

¿Fuera de España no han recibido críticas?

A.P.: Nunca. Fuera somos un grupo más, no la banda de chicas españolas que ha conseguido girar por el mundo y llenar salas en Estados Unidos ya con su primer disco. En España parece que hay que hablar de Hinds sí o sí, aunque sea para meterte con nosotras. Porque, claro, aquí somos más un fenómeno que otra cosa. En Estados Unidos hay muchos grupos como el nuestro.

¿Cuántos discos vendieron de «Leave Me Alone»?

A.P.: Con el primero creo que llegamos a 25.000, pero eso fue hace ya mucho. No sé, eso son cosas de los sellos.

O sea, que viven ya las cuatro del grupo.

A.M.: Sí.

A base de salir de gira. ¿No han pensado en bajar el ritmo?

A.M.: En enero de 2016, cuando publicamos el primer disco, tuvimos unos meses en los que no paramos nada. Un época de: «¡Uf, necesitamos un descanso! Esto es demasiado». Ahora ya nos hemos acostumbrado y no se nos hace tan duro. Es nuestro trabajo y es lo que hay.

¿Hacen ahora planes a largo plazo?

A.M.: Bueno, sabemos donde vamos a estar en enero del año que viene.

A.P.: Acabamos de terminar estos dos meses de gira por Europa y Estados Unidos, pero ya sabemos que, dentro de poco, nos volvemos a ir de gira otras cinco semanas por Estados Unidos, tres semanas por Europa, luego tocaremos un par de fechas en España y nos iremos a Sudamérica y Japón. Todo eso ya está cerrado.

Hinds al completo. De izquierda a derecha: Ade Martín, Ana Perrote, Amber Grimbergen y Carlotta Cosials
Hinds al completo. De izquierda a derecha: Ade Martín, Ana Perrote, Amber Grimbergen y Carlotta Cosials - ABC