Álvaro Soler, durante la entrevista con ABC
Álvaro Soler, durante la entrevista con ABC - Isabel Permuy

Álvaro Soler: «Ya no me siento más reconocido fuera que en España»

El cantante actúa hoy en el Festival de Cambrils (Tarragona) durante la gira europea de su segundo álbum, «Mar de colores»

MadridActualizado:

Para Álvaro Soler (Barcelona, 1991), el estío es época de recoger frutos, de promocionarse, de dar con nuevas letras («Siempre hay que hacerlo; si no, me pilla el toro») y de tocar en festivales al aire libre, aunque luego no pare en septiembre. «En Italia se piensan que me congelan después de verano y me descongelan al año siguiente», comenta riéndose el compositor de temas tan pegadizos, como «El mismo sol», «La cintura», «Sofía» y –el más fresco– «La libertad», con el que deja por escrito y cantado que la fama no se le ha subido a la cabeza, que tiene los pies en la tierra, que no se olvida de su gente.

Álvaro Soler, durante la entrevista con ABC
Álvaro Soler, durante la entrevista con ABC - Isabel Permuy

Antes de visitar Italia y Suiza, donde dará varios conciertos, el cantante actúa hoy sábado (22.00 h.) en el Festival Internacional de Música de Cambrils (Tarragona). Desde mayo, el barcelonés está inmerso en la gira europea de «Mar de Colores», su segundo álbum de estudio que lanzó el pasado septiembre y del que sacó una versión extendida en mayo. Tras actuar en Barcelona y Madrid el 24 y 26 de ese mismo mes, volverá a hacer pequeña escala en España el 12 y 13 de agosto para cantar en Calella de Palafrugell (Gerona), en el Festival de Cap Roig y Jerez de la Frontera (Cádiz). Precisamente Cap Roig es una de las fechas que más le ilusionan: «Está al lado de donde mis abuelos tienen un piso y ellos vendrán».

Esta gira, cuenta a ABC, es la primera vez que tiene efectos como cañones de confeti y globos «enormes» para así convertir su actuación en un «show». «Me gusta involucrar a la gente en el concierto; que no sea solo el escenario, sino que la gente participe porque al final eso es lo más divertido», explica. ¿Los nervios también se preparan? «No, porque es normal al final. Pero hicimos muchos ensayos de producción». Aún así, siempre está abierto a la improvisación para ver qué no cala entre los asistentes durante los primeros espectáculos. Aunque para nervios, los que vivió en Barcelona, donde acudió toda su familia.

«En Madrid hay más industria. Ya no hay nadie en Barcelona»

Al cantante le parece muy lejano y a la vez «ayer» el verano de 2015 en el que su canción, «El mismo sol», no solo se convirtió en un himno playero, sino también en objeto de deseo (profesional) de Jennifer Lopez. «En mayo, de repente, subió al número uno en Italia y fue una locura. No entendíamos qué estaba pasando. Meses después de sacar la canción, nos llegó un correo electrónico del equipo de ella. Fue un momento muy raro y surreal. Intenté ser lo más normal posible en ese momento, controlar mis emociones y no ilusionarme del todo hasta que no recibí su voz en mi canción».

Esta sensación de cercanía y lejanía en el tiempo lo nota mucho el joven cuando viaja y pasa por tres ciudades en un mismo día. «Cuando estás en la tercera ciudad, piensas que por la mañana ha sido ayer y en realidad ha sido hoy». Las alemanas Hamburgo, Stuttgart, Fráncfort y Oberhausen serán las últimas localidades donde recale Soler durante su gira europea; también actuará en Berlín, donde ha estado viviendo durante los últimos años y ahora compagina con Madrid como «casa». «En Madrid hay más industria. Ya no hay nadie en Barcelona», aclara.

En Alemania siente la soledad de ser el único español que da conciertos allí. «Por un lado, pienso que es guay porque represento a España; mucha gente tiene una idea muy errónea de nuestro país como que comemos paella todos los días», comenta. Polonia y Holanda son otros de los países donde ha estado. Soler ve positiva esta diversificación, pues así no depende de un único país para tener éxito. «Al final es más exótico cuando algo es extranjero. Aquí, como eres de casa, la gente pasa un poco. Es una pena porque muchas veces hay cosas geniales que la gente no sabe apreciar», comenta. ¿Se siente acaso más reconocido fuera de España? «Antes sí; ahora ya no».