Alain Concepción: «En "Life Songs" hay una desnudez que no estamos acostumbrados a ver»

El artista vizcaíno presentará junto a «The Soul Men» su último álbum en Bilbao

BilbaoActualizado:

Una sensación de vértigo se apoderó de Alain Concepción cuando saltó al escenario para grabar en vivo su último disco. Un espectáculo de soul «puro» y «visceral» con el que el artista vizcaíno quiso marcar distancias con sus anteriores trabajos: «Se oyen pasos, respiraciones, dudas. Hay una desnudez que no estamos habituados a ver», subraya la voz de los «The Soul Men», que esta tarde presentarán en Bilbao «Life Songs», su nuevo álbum.

Con José Gallardo al saxo y David Juárez al piano, «Alain Concepción & The Soul Men» recupera clásicos del soul de los 70 y los mezcla con composiciones propias de una «gran carga emocional». Piezas como «I want you», «It's a man's man' man's World» o «Far Away» forman parte una selección llena de «sentimientos contradictorios, pero siempre arropados por una música caliente y viva».

Se trata, en palabras del propio Alain, de un disco «arriesgado» y «mágico» que fue grabado en directo en los estudios Tío Pete de Urduliz, en Vizcaya. Una fórmula muy poco habitual en el sector que hizo aflorar las pasiones y los miedos del trío: «Al final, lo que hicimos fue ser nosotros mismos –destaca–. Esa es la esencia, tocamos como nos sentíamos en ese momento». En este sentido, alega que «Life Songs» parte como un contrapunto a la música «digerida y tratada» que impera en la actualidad.

De hecho, el concierto de este viernes será en parte «diferente» al disco, que fue grabado hace un año: «Ha pasado mucho tiempo, y desde entonces nosotros mismos hemos sufrido cambios. La música es viva y fluye con nosotros», sostiene Alain, que añade que lo importante es que en cada actuación los asistentes se lleven «algo nuevo para casa».

«Soy más honesto conmigo»

«Life Songs» es el primer trabajo en el que se sumerge Alain Concepción tras un parón de casi cuatro años en el que también han variado muchos aspectos de su vida personal. Un retiro que, a su parecer, le ha servido para resituarse y reciclarse: «Ha hecho que pueda ser más honesto con lo que soy y con lo que quiero transmitir», afirma. En este contexto, asegura que las «dudas» que tuvo en anteriores álbumes, como «R», se han evaporado poco a poco hasta conformar un estilo propio y más maduro.

No han faltado dificultades a la hora de sacar adelante el disco. A la incansable búsqueda de financiación se sumó también la marcha del pianista Julio Veiga, cuya sustitución «no ha sido fácil». Sin embargo, asegura que el grupo está muy satisfecho con David Juárez, que posee «un lenguaje parecido» al del anterior trío. A su vez, Alain no descarta que en el futuro crezca la formación, que incluso podría incluir más voces.