Vídeo: Un dron ruso confirma la destrucción del teatro de Palmira por el Estado Islámico - ATLAS

Rusia alerta de que Daesh planea arrasar más monumentos de Palmira

El Ejército ruso difunde nuevas imágenes de daños en la ciudad siria Patrimonio de la Humanidad

ABC.es
Actualizado:

El Ejército ruso ha difundido este lunes nuevas imágenes de daños realizados por los yihadistas en el tetrápilo y el teatro romano de Palmira y denuncia que Daesh pretende arrasar más monumentos de la ciudad siria.

Los vídeos, filmados por drones, muestran imágenes de Palmira el 6 de junio de 2016, cuando la ciudad estaba bajo el control sirio, y el pasado 5 de febrero, en manos de Daesh. Se aprecian los destrozos en el tetrápilo, un monumento de 16 columnas erigido a finales del siglo III, así como en el interior del teatro romano, datado en el siglo II.

«Estas imágenes muestran claramente que los terroristas han destruido el proscenio, la parte central del antiguo teatro romano y las columnas del tetrápilo», subraya el Ministerio ruso de Defensa en un comunicado que recoge Afp.

Las grabaciones confirman los daños denunciados por la Unesco en enero como «un crimen de guerra y una inmensa pérdida para el pueblo sirio y para la Humanidad».

El Ejército ruso alerta de que ha notado una «intensificación de movimientos de camiones de los terroristas alrededor de Palmira» ante el avance de las tropas gubernamentales sirias, que le hacen presagiar nuevas destrucciones.

«Este hecho evidencia la intención de Daesh de colocar explosivos para destruir al máximo el resto de antiguos monumentos arquitectónicos antes de que (los terroristas) se retiren», añade el comunicado ministerial, según Sputnik.

Tomada en marzo de 2016 por las tropas gubernamentales sirias apoyadas por Rusia, Daesh reconquistó en diciembre esta ciudad con más de 2.000 años de antigüedad, que fue uno de los más importantes centros culturales del mundo antiguo, considerada patrimonio de la Humanidad.

Daesh tomó el control de Palmira en mayo de 2015 y provocó enormes daños a los vestigios antiguos de la ciudad en nombre de su visión del Islam, que tacha de idolatría las estatuas humanas o de animales. Estos daños causaron la indignación de la comunidad internacional.

Durante su primera ocupación de la ciudad, de mayo de 2015 a marzo de 2016, los yihadistas utilizaron a menudo el teatro romano para sus ejecuciones públicas.