EDUCACIÓN

Opositores a Maestro solicitan que se impugnen las pruebas por «falta de igualdad»

Sostienen que se comete un agravio comparativo entre aspirantes de diferentes tribunales

La Junta replica «no hay ambigüedad» y que las sanciones están bien aplicadas

CádizActualizado:

Un grupo de opositores a maestros de Andalucía ha presentado una reclamación en la delegación de Educación de Cádiz para impugnar dichas pruebas ya que entiende que existe un agravio comparativo con respecto a otros aspirantes de distintos tribunales.

Las diferencias se han producido en la programación didáctica y en concreto con las asignaturas de valores sociales y cívicos (obligatoria si no se opta por religión de 1º a 4º), educación para la ciudadanía (obligatoria en 5º) y cultura digital (obligatoria en 6º). El caso es que para los que presentaron la programación de cursos entre primero y cuarto y no incluyeron la asignatura de valores cívicos no se ha producido penalización. Pero esta circunstancia ha sido completamente diferente para quienes optaron por quinto y sexto y no añadieron las materias de ciudadanía y cultura digital. A ellos se les ha penalizado con diez puntos por lo que se han quedado sin opciones de conseguir una plaza definitiva.

Gonzalo Ferrer, profesor interino y opositor es uno de los afectados. «Nosotros no incluimos esas asignaturas porque así lo vimos en las academias y no hacía falta incluirlas. La programación la hemos globalizado es decir la hemos centrado en las materias comunes ya que esas dos son solo 5º y 6º. Además, estas asignaturas no hace falta que las imparta el tutor. Pero es que aparte de eso, no hubiese penalizado nunca si no se hace la consulta por parte de los tribunales. Y si se tiene en cuenta este caso eso también se debe considerar en el área de valores sociales y cívicos».

Gonzalo lamenta que «hay un agravio comparativo. Tenemos seis cursos de Primaria y eso solo ha ocurrido a los que hicieron 5º y 6º porque al resto no se les ha penalizado. Es demasiado elevada son diez puntos. Muchos nos veíamos dentro. Nunca se ha tenido en cuenta ese criterio. En mi tribunal estábamos dos de los mejores y nos echan teniendo en la otra parte un 9,5 como es mi caso o mi compañera un 9,9. Esto es un procedimiento de seleccion tiene unas normas y no se pueden modificar los criterios. Lo único bueno es que las notas que han enviado es la nota original y a ello hay que restar la penalización.

La problemática con la segunda prueba de las oposiciones en la que tenían que presentar la programación didáctica de los cursos que eligieran afecta a más de cien aspirantes en toda Andalucía y entre treinta o cuarenta de ellos en la provincia de Cádiz. «Tenemos un proceso muy complicado de selección. Hay mucha gente que tenemos familia, hijos y no es nada fácil esta situación. Hay casos en los que la norma no se ha aplicado o se ha hecho de forma distinta», comenta Gonzalo. Este último curso el docente ha impartido clases de cuarto curso de Primaria en el colegio Elio Antonio de Nebrija de Jerez. «Este ha sido mi quinto curso... Yo hice la programación de 5º y 6º porque creía que podía brillar un poco más y me iba a explicar mejor. Pero al final pues ha pasado esto. Ahora vamos a presentar una reclamación e iniciaremos los trámites legales presentando los recursos pertinentes».

Una norma que consideran «ambigua»

Días antes de la realización de la primera prueba, la Junta publicó la determinación de los criterios de actuación de los tribunales y homogeneización de los mismos, en el que se exponían diferentes criterios de puntuación y penalizaciones. La programación didáctica debía contar con las siguientes asignaturas dependiendo del curso que programaran. Son las áreas para las que tienen atribución docente los especialistas de Primaria: lengua castellana y literatura, matemáticas, ciencias sociales, ciencias de la naturaleza y educación artística, que son obligatorias en toda la etapa; valores sociales y cívicos, obligatoria excepto cuando se opta por el área de religión; educación para la ciudadanía, obligatoria en 5º y cultura digital, obligatoria en 6º curso.

Además se estableció que la programación debía abarcar todas las áreas para las que tiene atribución el personal docente y si no lo hacía y no estaba justificado tendría una penalización de diez puntos, lo que para los perjudicados supone una medida desproporcionada ya que lleva a la eliminación del proceso.